Público
Público

Masacre de espectadores del Mundial en Uganda

Un grupo somalí se atribuye el ataque contra los que veían la final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Insurgentes islamistas de Somalia se atribuyeron ayer la autoría del doble atentado con bomba del domingo por la noche en la capital ugandesa, Kampala, que mató a al menos 74 personas reunidas en dos locales para ver la final de la Copa del Mundo de fútbol.

Las explosiones, que ocurrieron en los últimos momentos del partido entre Holanda y España, tuvieron lugar en dos locales abarrotados: el restaurante etíope Ethiopian Village y el club de rugby Lugogo.

'Al Shabaab está detrás de las dos bombas en Uganda', dijo a los periodistas en la capital somalí, Mogadiscio, el jeque Alí Mohamed Rage, portavoz del grupo, que se ha declarado seguidor de Al Qaeda y lucha contra el Gobierno de transición en Somalia. 'Damos gracias a quienes llevaron a cabo el ataque. Estamos enviando un mensaje a Uganda y Burundi: si no retiran sus tropas de Somalia, habrá más bombas, también en Bujumbura [capital burundesa]', añadió.

Los militantes de Al Shabaab habían amenazado con atacar objetivos en Uganda, uno de los principales contribuyentes de tropas junto a Burundi y Nigeria para la misión de paz de la Unión Africana (AMISOM) que apoya y escolta al Gobierno somalí. Y fue la invasión de Somalia por Etiopía en 2006 para expulsar del poder a los islamistas la que desencadenó la insurgencia islamista aún más radical, que hoy continúa y ha causado miles de muertos.

Un estadounidense se encuentra entre los muertos y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenando lo que calificó como actos deplorables y cobardes, dijo que Washington está preparado para ayudar a Uganda a buscar a los responsables. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, también condenó los ataques contra 'espectadores inocentes'.

'La cifra oficial de muertos es de 74', indicó ayer el portavoz del Gobierno Fred Opolot. 'Ello incluye una mujer blanca, una persona de descendencia india y diez eritreos o etíopes', precisó. 'En uno de los locales, los investigadores han identificado la cabeza de un somalí, por lo que sospechamos que podría ser un suicida', agregó, por su parte, el portavoz militar Felix Kulayigye.

El presidente ugandés, Yoweri Museveni, visitó el club de rugby y condenó los atentados. 'Si quieren pelea, que busquen soldados y no vayan a por gente inocente que está viendo el fútbol', lamentó.

Los ataques coordinados han sido una constante de la actividad de Al Qaeda y de los grupos vinculados a la red de Osama bin Laden.

'Uganda es un gran país infiel que apoya al autodenominado Gobierno de Somalia', dijo el jeque Yusuf Isse, un comandante de Al Shabaab,en la capital somalí. 'Sabemos que Uganda está contra el islam y por eso estamos felices con lo que ocurrió en Kampala. Estas son las mejores noticias que hemos recibido', manifestó.