Publicado: 27.01.2016 12:16 |Actualizado: 27.01.2016 12:16

La mayor parte de Kabul a oscuras tras un ataque talibán a la red eléctrica

Desde el Departamento de Gestión de Electricidad informan que no se ha podido restablecer el suministro porque los talibanes han sembrado el área de minas y que las fuerzas de seguridad están tratando de hacer retroceder a los insurgentes para facilitar el acceso a sus empleados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un soldado monta guardia en el lugar donde fue perpetrado un atentado suicida cerca de la embajada de Rusia en Kabul el pasado 20 de enero. EFE

Un soldado monta guardia en el lugar donde fue perpetrado un atentado suicida cerca de la embajada de Rusia en Kabul el pasado 20 de enero. EFE

KABUL.- Alrededor de un 70 % de Kabul permanece hoy a oscuras después de que los talibanes hicieran volar por los aires anoche una torre de alta tensión, mientras que las autoridades tratan de reanudar el suministro de energía, informaron fuentes oficiales.

La torre atacada, situada en el distrito de Dand-e-Ghori, en la provincia nororiental de Baghlan, forma parte del sistema de la red eléctrica hacia la capital desde Uzbekistán, según un portavoz del Departamento de Gestión de Electricidad, Wahidulá Tawhidi.



El portavoz añadió que no se ha podido restablecer el suministro porque los talibanes han sembrado el área de minas, si bien puntualizó que las fuerzas de seguridad, que lanzaron ayer una operación antiterrorista, están tratando de hacer retroceder a los insurgentes para facilitar el acceso a sus empleados.

Una fuente de la seguridad provincial que pidió el anonimato consideró que la destrucción de la torre responde a un intento de los insurgentes de aliviar la presión militar a la que estaban sometidos desde el inicio de la "gran" ofensiva en Dand-e-Ghori horas antes.

Desde su inicio, al menos 18 talibanes murieron y otros 17 resultaron heridos, entre ellos dos comandantes locales, indicó el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, en su cuenta de Twitter.

El distrito es fronterizo con las áreas inseguras de la provincia de Kunduz, en la que los talibanes tienen una fuerte presencia desde hace años y cuya capital fue tomada temporalmente el pasado septiembre, en lo que supuso el mayor logro militar de los insurgentes desde la caída de su régimen en 2001.

En junio de 2015, la formación cortó durante días el suministro a la provincia oriental de Nangarhar y reclamó una suma de dinero a cambio de permitir la restauración del tendido eléctrico.