Publicado: 12.01.2014 08:00 |Actualizado: 12.01.2014 08:00

'Me llamo Haití, Bienvenidos', el documental rodado por niños haitianos

Un grupo de menores entre 9 y 13 años se ponen tras la cámara para contar cómo crecen al tiempo que se reconstruye su país.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este domingo se cumplen cuatro años desde que un seísmo asolara Haití y dejara más de 316.000 víctimas. Tras la catástrofe, aún queda mucho trabajo por hacer, pero pequeños proyectos comienzan a devolver la ilusión al país.

Jacmel es una población costera del sur de Haití, la segunda más afectada tras el terremoto que conmocionó a todo el país en 2010. Tras esa catástrofe la Asociación Educar desde la Infancia se trasladó allí y comenzó a trabajar con unos niños de entre 9 y 13 años, para que ellos mimos contasen su historia.

El resultado de ese primer proyecto fue el documental Me llamo Haití. Una media hora de metraje donde se puede ver el trabajo de un grupo de menores del colegio público Chales Moravia que guionizaron, iluminaron y grabaron su entorno día a día. Cámara en mano mostraron sus costumbres y cultura de una manera optimista y vital.

Mar Domínguez, presidenta de Educar desde la Infancia, afirma que al principio no fue fácil comunicarse con ellos pero que, tras haber trabajado en este proceso creativo, ha visto cómo "los niños tienen mucha fuerza, tienen un potencial increíble."

SPOT REALIZADO POR NIÑOS "ME LLAMO HAITI, ¡¡¡BIENVENIDOS!!!" from Educar Desde La Infancia on Vimeo.

El documental tuvo una buena acogida en festivales internacionales y la experiencia se repite, con una segunda entrega llamada Me llamó Haití, Bienvenidos. En esta segunda parte, los menores cuentan cómo ha transcurrido su vida, los problemas que tienen para acceder al agua, sus juegos y un sinfín de peculiaridades. "Este año nos ha costado reunirlos a todos, porque la mayoría no tienen domicilio fijo, pero finalmente lo logramos" afirma Domínguez. Aunque también lamenta que una niña no pudo ser localizada —"una niña llamada Naomi que estaba en un orfanato, había perdido a su familia y, como era muy mayor para seguir allí, la trasladaron a Puerto Príncipe"—, aclara.

Los niños, de entre 9 y 13 años, han podido aprender a contar su historia y ver cómo va creciendo su sociedad, que tras el seísmo de 2010 se vio profundamente afectada. Este domingo se cumplen cuatro años desde que el terremoto desolara el país. "Las cosas no han mejorado y aún queda mucho por arreglar", como relata Mar Domínguez, quien afirma que "muchas de las ayudas aún no han llegado". "Están muy enfadados con la cooperación porque se les prometió mucho, pero aún no han llegado la mitad de las cosas. Siguen teniendo carencias de sanidad y ya no quedan ONG que les ayude en sanidad".

Tampoco en el ámbito de la educación, pues el testimonio de la presidenta de esta asociación asegura que "los colegios siguen estando fatal, no avanzan, no tienen ni cuadernos donde escribir. Pero aún es más grave que sigan cientos de niños sin escolarizar".