Publicado: 07.12.2014 19:18 |Actualizado: 07.12.2014 19:18

El médico curado de ébola regresa a Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Dr. Félix Báez Sarría, el médico cubano que contrajo el ébola en África el pasado 17 de noviembre, regresó a Cuba tras ser dado de alta en el hospital suizo donde lo trataban. "La mejoría, que fue confirmada por exámenes de laboratorio muy especializados, permite que el paciente deje el país y viaje sin ningún temor de que haya un contagio", indicó el centro Hospitales Universitarios de Ginebra.

El galeno es miembro de la primera brigada sanitaria enviada por Cuba para combatir el mortal virus y hasta ahora es el único contagiado. Otro miembro del mismo grupo, Jorge Juan Guerra Rodríguez, había muerto el pasado 26 de octubre a causa de una malaria en Guinea.

Los primeros 165 colaboradores de la salud (62 médicos y 103 enfermeros especializados) fueron enviados a Sierra Leona en una operación coordinada con la Organización Mundial de la Salud. Otros 296 reciben entrenamiento y están siendo trasladados a Liberia yGuinea. La respuesta cubana ha sido tan contundente que incluso el Washington Post reconoció que Cuba ha mandado más trabajadores de la salud que el resto de los países juntos.

La voluntad de los cooperantes cubanos se hizo evidente cuando uno de los enfermeros ubicado en Sierra Leona se quejó al periódico La Raza porque aún no los enviaban a trabajar al terreno. "Nos dieron conferencias médicos estadounidenses y británicos, y expertos de laOMS. Incluso construimos un hospital de campaña. Pensábamos que dormiríamos en carpas. Después nos dijeron que estaríamos en un hotel.Hace ya más de un mes", lamenta de forma anónima este trabajador experto en enfermedades infecciosas, que combatió el cólera en Haití.

Mientras tanto, en Cuba se aúnan acciones para enfrentar el ébola si este llegara a las Américas. Primero se convocó una reunión decoordinación con los decisores de políticas en la que participó incluso un importante funcionario de los EEUU. Posteriormente se dieron cursos teóricos y prácticos a médicos de la región para que estos los replicaran en sus países, multiplicando el resultado."La asistencia sanitaria cubana se inició un año después del triunfo revolucionario de 1959, y desde entonces 325.710 trabajadores de la salud cumplieron misión en 158 países", explicó el Ministro de Salud de Cuba, Roberto Morales. Agregó que el caso específico de África hasta la fecha han participado 76.744 colaboradores a diferentes países.

Las cosas han llegado a tal grado que el propio Secretario de Estado de los EEUU, John Kerry, mencionó el "coraje de todo profesional médico que está asumiendo este desafío" y reconoció el papel de loscubanos en el combate al virus del ébola. Es la primera vez en medio siglo que un alto funcionario estadounidense reconoce algún mérito deCuba.

Y no fueron solo palabras: el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, Nelson Arboleda, visitó La Habana a finales de octubre y expresó su disposición para cooperarcon Cuba en el combate contra la epidemia del ébola que afecta a África occidental. Ofreció los laboratorios de su país para elanálisis de muestras, específicamente mencionó las instalaciones del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta.

Paradójicamente, EEUU mantiene vigente un programa de visas rápidas para todos los médicos cubanos que estén cumpliendo misiones en el extranjero, tentándolos a que "deserten". El programa parece una incongruencia con la colaboración que ya existe sobre el terreno entre las dos naciones. Por un lado se elogia el aporte cubano y por el otro se trata de sabotearlo. Sin embargo, podría responder a un momento de transición en las relaciones bilaterales.

Muchos especulan con que la coordinación de la lucha contra el virus del ébola en África es el primer paso en la revisión de las políticas agresivas de Washington contra La Habana. En el final de su mandato el Presidente Barack Obama puede flexibilizar del Embargo Económico,sacar a Cuba de la lista de países terroristas y sentarse a negociar políticamente con su homólogo Raúl Castro, quien se lo ha propuesto en varias ocasiones.