Publicado: 15.04.2014 19:09 |Actualizado: 15.04.2014 19:09

Medvedev: "Ucrania está al borde de la guerra civil"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Voy a ser breve: Ucrania está al borde de la guerra civil, da miedo. Espero que todos aquellos que tienen el poder de tomar decisiones tengan el suficiente cerebro para no llevar a el país en una situación terrible". Esta funesta evaluación que el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha dado a los medios ha coincido con el inicio de la ofensiva militar ucraniana en el Este del país, en la que han muerto varias personas según han reconocido fuentes rusas y el Ministerio de Defensa Ucraniano.

El primer ministro ruso, que recordó que Moscú no reconoce como legítimas a las actuales autoridades de Kiev al considerar que llegaron al poder tras un golpe de Estado, subrayó que la única vía de solución de la actual crisis es el diálogo.

"Tener en cuenta los intereses de todos los grupos étnicos y reconocer que los rusos son ciudadanos iguales que los ucranianos y pueden utilizar su lengua en su vida cotidiana. Es un diálogo difícil, pero necesario. La gente tiene derecho a expresar su opinión", añadió.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha echo después del ataque militar de Ucrania un llamamiento a la comunidad internacional para que condene el uso de la fuerza por parte de las autoridades de Kiev en el este de Ucrania durante una conversación telefónica con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"En particular, Putin subrayó que Rusia espera de la ONU y de la comunidad internacional una firme condena de estas acciones anticonstitucionales", informó el Kremlin en un comunicado.

Medvédev asegura que la situación en el país "da miedo", mientras el presidente Putin pide a la ONU que condene la operación militar de Ucrania en la que ha habido varios muertos.

Además, se mostró contrario al despliegue de fuerzas de paz de la ONU en el país vecino, como propuso ayer el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. "Por regla general, la llegada de fuerzas de paz no soluciona nada. Lamentablemente, únicamente conserva el problema", dijo.

Medvedev recordó que Ucrania ahorró en los últimos 20 años más de 100.000 millones de dólares gracias a los descuentos en gas procedente de Rusia, tras lo que llamó a Occidente a ayudar económicamente a Kiev, cuya economía se encuentra al borde de la bancarrota.

"Eternas promesas: daremos mil millones, enviaremos cinco mil millones. Me refiero a nuestros socios europeos y al otro lado del océano. Que den aunque sea un dólar", añadió.

El Kremlin ha propuesto a Kiev que apruebe una nueva Constitución que convierta a Ucrania en una federación, otorgue a la lengua rusa el estatus de oficial y reconozca a Crimea como parte del territorio ruso.

Sien embargo, pese a la petición de Putin, Estados Unidos arropa la actuación de Kiev y ha defendido la "contención" mostrada por el ejército de Ucrania en una situación "volátil y peligrosa", aunque  no contempla enviar armamento a Kiev.

"Comunidad internacional está unida en el respaldo a la soberanía de Ucrania" "Admiramos la contención que el Gobierno de Ucrania ha mostrado (...) para tratar de calmar la situación en el este del país y subrayamos el mesurado enfoque mostrado por las fuerzas de seguridad de Ucrania hasta ahora", afirmó Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca en su rueda de prensa diaria, en referencia a la sublevación de las milicias prorrusas en el norte de la región de Donetsk.

Asimismo, Carney reiteró que Washington "no considera" enviar armamento a Ucrania, al afirmar que la Administración del presidente, Barack Obama, no contempla que haya solución militar a esta crisis, que calificó de "volátil y peligrosa".

El objetivo de Estados Unidos es continuar con la "presión" a Rusia para que entienda que la "comunidad internacional está unida en el respaldo a la soberanía de Ucrania y su integridad territorial".

"Existe un camino por parte de Rusia que podría reducir la intensidad de la situación y garantizar que no desemboque en la violencia", explicó Carney.

Obama ya instó a Putin por vía telefónica a que "use su influencia" para contener a los grupos prorrusos responsables de las violentas tomas de edificios gubernamentales en el este de Ucrania y señaló que las "acciones" rusas no facilitan la rebaja de tensiones en la zona.