Público
Público

Mercenarios occidentales ayudan a la OTAN en Libia

Excomandos especiales británicos señalan blancos para ataque en Misurata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras tres meses de bombardeos que no han conseguido doblegar al Ejército de Gadafi, la OTAN trata de afinar su estrategia en Libia. El diario británico The Guardian reveló hoy que la Alianza Atlántica cuenta para ello con el apoyo sobre el terreno en Misurata de antiguos miembros de las fuerzas especiales británicas (SAS) y mercenarios de empresas de seguridad privadas.

Estos veteranos de las fuerzas especiales informan sobre la situación y los movimientos de las fuerzas de Gadafi al centro de operaciones de la OTAN en Nápoles, de acuerdo con las fuentes citadas por el rotativo. Su trabajo es, pues, señalar los blancos de los ataques de la Alianza.

Los aviones espía estadounidenses y de otras nacionalidades comprueban después la información proporcionada por los mercenarios.

Los exmilitares están en Libia con el visto bueno de Reino Unido, Francia y otros países aliados, que les han suministrado equipos de comunicaciones. Según The Guardian, se cree que quien paga sus servicios es algún país árabe, probablemente Qatar.

Precisamente la cadena qatarí Al Yazira ha filmado a varios hombres armados de aspecto occidental hablando con los rebeldes en Misurata. Al percatarse de la presencia de las cámaras, los individuos se eclipsaron inmediatamente.

Se cree que la información que proporcionan a la OTAN estos soldados a sueldo les será útil a los pilotos de los helicópteros de ataque franceses y británicos que deben entrar en acción esta misma semana en Misurata.

Cuatro helicópteros Apache viajan a bordo del buque de asalto británico HMS Ocean, que se dirige a aguas libias. Otros 12 helicópteros de la clase Tiger viajan a bordo del buque anfibio francés Tonnerre. El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció hoy en un comunicado que la OTAN prorrogará sus operaciones en Libia otros 90 días.

El estancamiento de la guerra en el país magrebí preocupa cada vez más en Occidente, donde se temen las derivas que este conflicto pueda conllevar. Uno de los escenarios que más inquieta, sobre todo a Estados Unidos, es que las armas que están circulando en Libia caigan en manos de Al Qaeda. Las declaraciones del ministro argelino de Asuntos Magrebíes, Abdelkader Messahel, quien aseguró que 'armas sofisticadas están siendo trasladadas al norte de Mali' (feudo de la rama magrebí de Al Qaeda), han agravado esta preocupación.