Publicado: 19.01.2014 08:00 |Actualizado: 19.01.2014 08:00

Merkel también desahucia

Los lanzamientos han aumentado en Alemania desde el estallido de la crisis, aunque España sigue siendo la principal preocupación, seguida de Irlanda y Grecia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera potencia de Europa también sufre el drama de los desahucios. En 2012 hubo 25.000 lanzamientos en Alemania, 5.000 más que en 2010, y una media de 70 al día. En Berlín la situación es más grave que en el resto del país: sólo en 2011 hubo 7.000 ejecuciones hipotecarias.

La International Union of Tenants (IUT), la organización internacional que defiende los derechos de quienes viven de alquiler, denuncia que los desahucios han aumentado en Alemania en los últimos años por los obstáculos cada vez mayores al mercado del alquiler. "Se ha parado la construcción de vivienda social asequible, especialmente en las regiones en auge", señala Barbara Steenbergen, portavoz de IUT, que considera que en Alemania también ha habido especulación inmobiliaria.

El dato preocupante es que en 2014 los desahucios podrían seguir aumentando: en mayo del pasado año entró en vigor un cambio en la ley alemana de alquiler, aprobado por el anterior Gobierno de coalición entre los democristianos de la canciller Angela Merkel y los liberales, que elimina la necesidad de una orden judicial para ejecutar un desahucio. Desde entonces, una orden provisional es suficiente para dejar a una familia en la calle.

El cambio de gobierno, con la entrada de los socialistas en la nueva coalición que lidera Merkel, podría suponer modificaciones en la ley que abaratarían el precio de los alquileres. Heike Keilhofer, portavoz de Deutscher Mieterbund, la asociación que defiende los derechos de los inquilinos en la región de Renania del Norte, afirma que el cambio será positivo porque "Merkel se ha comprometido a bajar los precios de los alquileres para fomentarlos", aunque habrá que esperar a 2015 para observar los resultados. Keilhofer opina que la apuesta por el alquiler es "un paso en la buena dirección" que puede ser un ejemplo para el resto de Europa "si se tiene en cuenta que quien lo defiende es Alemania, la primera economía europea".

En Alemania el 60% de la población vive de alquiler, en España sólo  el 13,5%  La preferencia por el alquiler es una de las grandes diferencias entre Alemania y España. Mientras en Alemania el 60% de la población vive de alquiler, en España sólo lo hace el 13,5% según el INE. "En España predomina el pensamiento de que quien compra una casa es una persona responsable y respetable", afirma Steenbergen, que defiende que en los países donde la tasa de alquiler es más alta, los precios son más asequibles. "Suiza o Austria, donde casi el 70% de los habitantes viven de alquiler, son los países donde el mercado de la vivienda es más equilibrado", asegura la portavoz.

Otra de las diferencias entre el caso alemán y el español es que en Alemania, aunque el desahucio llegue a producirse, "nadie se queda en la calle". La ley obliga en el país germano a activar la protección social cuando se corre el riesgo de sufrir un desahucio o cuando ya se ha ejecutado, a diferencia de la legislación española. Cuando una persona en Alemania se ve en dificultades para pagar su alquiler, puede acudir a su ayuntamiento y éste debe asumir los pagos de su alquiler, siempre y cuando se cumplan unas condiciones, "y la dificultad de la situación sea real", añade Steenbergen. En caso de que un ciudadano llegue a perder su hogar, el Estado está obligado a proporcionarle otra vivienda. Según la Federación Alemana para la Protección de los Sin Techo (BAGW, por sus siglas en alemán), la protección de los desahuciados es siete veces más cara que los costes de la prevención.

La Federación Europea por la Vivienda Pública, Cooperativa y Social (CECOHAS, por sus siglas en inglés) insiste en que el problema de la vivienda es común a toda la Unión Europea y denuncia que las instituciones europeas "no se opongan a la especulación inmobiliaria que los bancos iniciaron en el año 2000 y sigan anteponiendo sus intereses a los de la población". Su Secretaria General, Claire Roumet, quiere aprovechar "un año crucial" -por la celebración de las elecciones europeas- para iniciar un diálogo público con las instituciones de la UE. CECOHAS ha enviado una carta abierta al comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en la que reclama un cambio a nivel europeo en la legislación inmobiliaria que proteja a los más desfavorecidos.

Aunque el número de desahucios se haya incrementado en Alemania, España sigue siendo el país con la situación más preocupante, seguido a años luz por Irlanda y Grecia. En Irlanda no se han producido casi desahucios -1,6 al día frente a los 526 que tienen lugar en España-, pero 400.000 hipotecas incluyen deudas superiores al valor de la vivienda, según datos del Banco Central de Irlanda. Aunque su crisis inmobiliaria es similar a la española, se ha afrontado de manera diferente. Con el objetivo de reestructurar hipotecas insostenibles, el Gobierno irlandés ha permitido que los propietarios se conviertan en inquilinos de alquiler a través de asociaciones de vivienda. Éstas adquieren la propiedad y la alquilan a la familia, evitando su desahucio.

El Banco Central de Grecia estima que 500.000 hipotecas tienen pagos atrasados y 60.000 familias están en riesgo de sufrir un desahucio en el país heleno. Aún así, las ejecuciones no llegan ni a dos al día, gracias a una moratoria que lleva evitando los desahucios de primera vivienda desde 2009. En diciembre del año pasado, la troika que supervisa las finanzas griegas -formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- pedía a Grecia el fin de la moratoria, con el objetivo de evitar "abusos" por parte de inquilinos morosos y permitir el saneamiento de los balances de los bancos. El Gobierno heleno se negó y la prorrogó unilaterlamente un año más. Esta legislación paraliza los lanzamientos cuando la vivienda tenga un valor inferior a 200.000 euros y los ingresos familiares no superen los 35.000 euros anuales.