Público
Público

Miles de personas apoyan al régimen iraní y piden castigo para los opositores

Miles de personas apoyan al régimen iraní y piden castigo para líderes opositores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al grito de 'muerte a Musaví' y 'castigo para los responsables de la conspiración', cientos de miles de iraníes movilizados por el Gobierno salieron hoy a la calles del país para expresar el apoyo al régimen.

Llegados en autobuses y furgonetas desde diferentes puntos de la capital, los manifestantes se congregaron en torno a la emblemática avenida Enguelab, escenario el pasado domingo de violentos enfrentamientos entre las Fuerzas de Seguridad y grupos de oposición que trataban de protestar contra el régimen.

Apenas tres días después, la imagen que mostraba hoy en directo la televisión estatal era muy distinta.

Hombres y mujeres envueltas en largos velos negros, llamados chador, desfilaban por las calles del centro-sur de la capital y de otras ciudades con retratos del líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, y del controvertido presidente del país, Mahmud Ahmadineyad.

Los gritos de apoyo al líder se mezclaban con eslóganes en los que se culpaba a los adalides de la oposición, Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí, de los sangrientos disturbios de días pasados y de la inestabilidad política y social que atraviesa Irán desde la polémica reelección de su mandatario.

'Muerte a quienes se oponen a la Velayat-e Faquih'

'Muerte a Musaví', 'muerte a quienes se oponen a la Velayat-e Faquih' (nombre que designa al sistema teocrático iraní) clamaba una multitud encendida, que en algunos puntos quemó banderas de Estados Unidos e Israel, según las imágenes proporcionadas por los medios oficiales, que cifraron la participación en millones de personas.

'Musaví es el responsable de la sangre vertida'.... 'nos sacrificaremos por nuestro líder supremo', fueron otras de las consignas más repetidas según los medios oficiales, que dieron noticia de 'masivas concentraciones' también en otros puntos del territorio nacional.

Un grupo de personas se concentró frente a la embajada británica en Teherán, donde gritaron 'muerte al Reino Unido' y pidieron la expulsión del embajador, informó por su parte la agencia estatal de noticias Irna.

La manifestación de este miércoles responde a la movilización que llevó a cabo el pasado domingo la oposición, que desde hace seis meses denuncia como 'fraudulento' el resultado de los comicios presidenciales del pasado 12 de junio y critica la actuación del régimen.

El resultado electoral ha abierto una profunda brecha en la sociedad iraní

El resultado electoral ha abierto una profunda brecha en la sociedad iraní, que en los últimos meses se ha polarizado mientras el régimen parece enredado cada vez más en un férreo pulso por el poder de consecuencias impredecibles.

El pasado domingo, día de 'Ashura', la festividad más sagrada del calendario religioso chií, Fuerzas de Seguridad y grupos opositores se enfrentaron en una cruenta jornada en la que murieron al menos ocho personas, según cifras oficiales.

Entre los fallecidos se hallaba Ali Musaví, sobrino del líder del movimiento de oposición verde, Mir Husein Musaví, quien hoy fue enterrado en el mayor cementerio de Teherán entre enormes medidas de seguridad para evitar nuevas protestas.

Tanto la clase política, como numerosos clérigos y las Fuerzas de Seguridad han acusado a las potencias extranjeras, y en particular a Estados Unidos, Reino Unido e Israel, de orquestar y apoyar lo que el presidente Ahmadineyad calificó como 'una mascarada nauseabunda'.

Además, en los últimos días, se han elevado de nuevo las voces que exigen el arresto y el castigo de los principales líderes opositores, en especial de Karrubí y Musaví, una medida que según los expertos en la zona podría agravar aún más la fractura que divide el país.

El ayatolá Abas Vaiz Tabasi fue incluso un escalón más allá al calificar a los responsables de los disturbios de 'Mohareb' (enemigos de Dios), un delito tipificado como muy grave en la jurisprudencia islámica iraní y que se castiga con la pena capital.

Los responsables de los disturbios son enemigos de Dios, un delito que se castiga con la pena capital

Tabasi, miembro de la Asamblea de Expertos y del Consejo de Determinación, ambos órganos de poder muy influyentes, está considerado uno de los clérigos cercanos a Jameneí.

En la misma dirección apuntó hoy el Consejo que coordina la propagación de un Irán Islámico, que en un comunicado reproducido por la televisión estatal PressTV criticó al poder Judicial y al Gobierno por permitir que los líderes de las protestas sigan aún libres.

'Instamos a todos los organismos del Gobierno a identificar a aquellos que desafían (los valores religiosos) y les impongan las penas más severas', afirmó.

El régimen, no obstante, ha recrudecido la presión sobre los opositores, con la detención en los últimos días de más de una docena de activistas.

El jefe de la Policía iraní, Ismail Ahmadi Moghadam, confirmó hoy que alrededor de 300 personas permanecen detenidas desde el domingo y advirtió a la oposición de que a partir de ahora la tolerancia será cero y acción policial 'mucho más dura'.