Público
Público

Los militares intentan tomar el poder en Madagascar

El golpe de Estado coincide con el referéndum sobre una nueva Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de militares afirmó este miércoles haber tomado el poder en Madagascar, que precisamente celebraba el referéndum constitucional organizado por el presidente interino, Andry Rajoelina, para afianzar su autoridad en la isla africana, uno de los países más pobres del mundo. Las autoridades de la capital, Antananarivo, han llamado a la calma y han asegurado que sólo se trata de un motín sin ninguna posibilidad de tomar el palacio presidencial y que mantienen el control.

'Todas las instituciones existentes están disueltas. Un Comité Militar para la Salvación del Pueblo va a gestionar los asuntos del país', dijo el general Noël Rakotonandrasana desde la base de Ivato, cerca del aeropuerto de la capital. El coronel Charles Andrianasoavina confirmó que tenían la clara intención de 'derrocar el régimen' de Rajoelina. Los dos militares al mando del golpe de Estado son antiguos aliados del presidente, quien había conseguido su respaldo en diciembre de 2008 para echar de la jefatura del Estado al entonces presidente Marc Ravalomanana. Madagascar sufre desde entonces una grave crisis política y económica, después de que países como Estados Unidos dejasen de enviar ayuda humanitaria a la isla.

Unos ocho millones de malgaches estaban llamados a las urnasEl referéndum de este miércoles debía, según las autoridades, poner fin a esta parálisis política. Unos ocho millones de malgaches estaban llamados a las urnas para aprobar el cambio de edad para ser presidente, una maniobra de Rajoelina, de 36 años, para seguir en el cargo tras las elecciones de 2011, pues oficialmente la ley impide ser jefe de Estado con menos de 40 años.

Los medios locales y las autoridades insistieron en la calma que reinaba tras el pronunciamiento de golpe de Estado; sólo se informó de unos altercados entre los militares golpistas y la Gendarmería en las inmediaciones de la base de Ivato. 'Madagascar es un Estado de derecho y tomaremos medidas', afirmó el primer ministro malgache, Camille Vital.