Público
Público

Los mineros empiezan a enviar sus enseres a la superficie

"He pensado y voy a cambiar mucho. No quiero sufrir más", narra el más jóven de los atrapados en una carta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la víspera del rescate, los 33 mineros comenzar a enviar afuera las simbólicas pertenencias que han ido acumulando en los 68 días que llevan encerrados en la mina San José, en el norte de Chile.

Así lo comentó a Público un operario que ha tenido la labor de enviar alimentación y diversos tipos de objeto a los trabajadores, a través del llamado cordón umbilical, la vía de comunicación que se estableció el 22 de agosto, día en que supo que estaban vivos.

'Ellos tienen pequeñas cosas que los han acompañado durante el encierro: cartas, fotos, banderas con firmas de apoyo. Esos son sus tesoros y en la tarde de hoy (lunes) comenzaron a enviarlas de vuelta para que se las entreguemos a sus familias', explica el trabajador que quiere mantener el anonimato porque no tiene permitido hablar con la prensa. Para él, enviar las cápsulas llamadas 'palomas' lo ha hecho sentirse muy importante. 'Es un trabajo muy sencillo, pero ha sido lo mejor que he hecho en mi vida'.

La inminencia del rescate y el que las autoridades estén discutiendo con los trabajadores el orden en que saldrán a la superficie a la medianoche de hoy martes, ha provocado ansiedad en varios de los 33 mineros.

El más joven de todos, Jimmy Sánchez de 19 años, una de sus últimas cartas que envió por una 'paloma' se la destinó a su cuñada Roxana, le cuenta que está nervioso por la salida en la Fénix 1, el ascensor que los llevará, uno a uno a la superficie.

La muchacha, morena, de pelo largo y 19 años, exhibió, emocionada, la carta a un grupo de periodistas. Con bolígrafo azul y mala letra, Jimmy le dice: 'Desde el 4 de agosto que no te veo. Ya han pasado dos meses y no sé cuántos días más. Pero para mí es como si fuera ayer el día que nos quedamos aquí. Dios (así lo) quiso para que yo cambie. He pensado y voy a cambiar mucho. Ya he sufrido mucho y no quiero sufrir más. En los momentos más difíciles le agradecía a Dios porque me había dado una hija. Espero que cuando me toque a mí, todo esté bien. Un abrazo a todos'.

Roxana comentó que Jimmy piense mucho en su hija. Ella junto a su hermana de 17 años, pareja del joven trabajador, van a hacerle una fiesta de bienvenida en la barriada popular donde viven. Adelanta que tendrán cerca de 500 invitados.