Público
Público

Moscú estrecha el cerco en torno a los inmigrantes sin papeles y anuncia redadas cada viernes

La Policía moscovita y agentes de seguridad privada esperan registrar más de 130.000 pisos alquilados de forma ilegal, además de patrullar las calles en busca de inmigrantes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de la Policía de Moscú, Anatoli Yakunin, ha anunciado que las fuerzas de seguridad realizarán redadas todos los viernes en edificios en los que se sospeche que viven inmigrantes sin papeles hasta final de año, en uno de los últimos pasos dados por las autoridades para combatir la inmigración.

Yakunin ha informado de que la Policía 'realizará una operación masiva de prevención del crimen denominada Señal los viernes'. Como parte de la operación, los policías --que trabajarán junto a guardias de seguridad privados y otros organismos encargados de hacer cumplir la ley-- realizarán redadas en edificios supuestamente habitados por inmigrantes sin papeles y patrullarán las calles en su búsqueda.

La iniciativa parte del alcalde de Moscú, Sergei Sobianin, ha sido criticada por una de las principales organizaciones de inmigrantes del país, la Federación de Inmigrantes Rusos, que ha asegurado que la medida instaurará la 'fobia a los inmigrantes' en la sociedad, según ha informado el diario ruso The Moscow Times.

'No sólo realizará redadas la Policía, si no que llevarán a los nacionalistas con ellos, lo que supone una tendencia muy peligrosa', ha afirmado el líder de la organización, Mohamed Amin Madzhumder, en referencia velada a los numerosos grupos de vigilancia que hace redadas en residencias donde supuestamente viven inmigrantes que no han regularizado su situación.

 En la rueda de prensa de este lunes en la que ha anunciado la medida, el alcalde de Moscú, Sergei Sobianin, ha asegurado que alrededor de 130.000 casas de Moscú están alquiladas de forma ilegal, y que todas serán examinadas hasta final de año. 'Hasta qué sepamos quién vive en nuestras casas, hasta que la mayor parte de ellas estén registradas, siempre habrá problemas graves de orden público', ha afirmado.

Estas nuevas medidas policiales tienen lugar después de los disturbios que siguieron a la muerte de Yegor Scherbakov, un joven de 25 que fue apuñalado en el barrio de Birylyovo. Los manifestantes culparon del asesinato a Orhan Zeylanov, un inmigrante azerí que trabajaba en un puesto de verduras. El Gobierno de Azerbaiyán protestó por el trato policial que se le dio.

El jefe de migración de la región de Moscú, Oleg Molodiyevski, invitó el sábado a los residentes de la ciudad de Dolgoprudny a participar en las redadas anti inmigrantes. Sin embargo un día después la Policía detuvo a cinco organizadores de una redada en la ciudad de Khimki, y acorraló a unos 40 participantes, según informó el líder nacionalista Dimitri Diomushkin.

El líder opositor Alexei Navalni también ha ridiculizado la medida y ha afirmado que la iniciativa alimentará la corrupción y permitirá a los inmigrantes esconderse. 'El Ministerio del Interior ha hecho simplemente un anuncio oficial: los viernes, visitaremos las zonas en construcción y los mercados, recolectando dinero. Así que preparad los sobres y esconded a los inmigrantes y así no los encontraremos', ha expresado Navalni mediante su blog personal.