Publicado: 06.10.2016 19:00 |Actualizado: 08.10.2016 17:04

Casi 900 muertos en Haití tras
el paso del huracán Matthew

Más de un millón de personas se han visto afectadas y miles requieren de forma urgente ayuda humanitaria. Las autoridades del país, que todavía trata de recuperarse del terremoto de 2010, aseguran que el fenómeno ha causado una "catástrofe" en el sur. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Varios hombres cargan un ataúd e intentan cruzar el río La Digue, en Petit Goave (Haití). - EFE

Varios hombres cargan un ataúd e intentan cruzar el río La Digue, en Petit Goave (Haití). - EFE

PUERTO PRÍNCIPE.- Al menos 877 personas han muerto en Haití como consecuencia del paso del huracán Matthew. La magnitud de los daños es todavía incalculable ya que aún no se han publicado las cifras de todas las áreas del país debido a que muchas de ellas quedaron incomunicadas debido al derrumbamiento de las principales estructuras que enlazan las diferentes zonas de la isla. Especialmente ha sido gravemente dañado el sur, donde el ciclón ha causado una "catástrofe", según las autoridades haitianas. La mayoría de las muertes se han producido en Les Cayes, Dame Marie y Jeremie. VER FOTOGALERÍA

La Cruz Roja asegura que más de un millón de personas se han visto afectadas y miles de ellas requieren urgentemente ayuda humanitaria. El huracán, el quinto de la actual temporada ciclónica en el Atlántico, ha afectado severamente a más de 20.000 viviendas, de acuerdo con las primeras evaluaciones oficiales. Unos 60.000 haitianos se encuentran en albergues improvisados en doce comunas del departamento del sur, mientras que unas 35.000 continúan sin refugio.



A medida que pasan las horas, el número de víctimas fatales ha ido creciendo en esa zona, que resultó incomunicada por completo tras la embestida de Matthew, con sus ráfagas de viento de hasta 230 kilómetros por hora y con lluvias torrenciales. Los organismos se emergencia siguen tratando de llegar a las comunidades más afectadas. Este jueves por la noche, después de que el huracán golpeara Haití el pasado martes, se pudo abrir el único paso por carretera con la región sur, donde se encuentran las zonas más devastadas, como el pequeño poblado de Bergeaud, a unos 190 kilómetros de Puerto Príncipe, la capital, donde han empezado a llegar decenas de heridos.

El jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en el país caribeño, Enzo di Taranto, ha anunciado que si "el tiempo lo permite", la agencia realizará una evaluación sobre el terreno para establecer dos centros de operación de coordinación con la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH), en Les Cayes y en Jeremie, la localidad más afectada.

El Gobierno ya había avisado de que la situación en el sur era "muy grave" y que su país necesitará ayuda internacional para reparar los daños. "Muchos países están ayudando, pero les pedimos, y a las ONGs, a actuar dentro de las prioridades de la gente", subrayó el presidente interino, Jocelerme Privert. Haití todavía trata de recuperarse del potente terremoto de 2010 que dejó unos 300.000 muertos y 1,5 millones de damnificados. El seísmo destruyó el 75% de los edificios de Puerto Príncipe, donde cientos de personas siguen viviendo en los campamentos provisionales.

La Unión Europea (UE) ha destinado 255.000 euros en "ayuda humanitaria inicial" y ha anunciado que está movilizando las ofertas de países europeos de prestar asistencia través del mecanismo de protección civil de la UE, entre los que ya figuran las de Dinamarca, Finlandia, Francia, Rumanía, Suecia y Reino Unido. Además, el servicio de gestión de emergencias Copérnico de la UE está proporcionando mapas de satélite para evaluar los daños causados. Por su lado, el Comando Sur de Estados Unidos (Southcom) anunció que enviará una misión de asistencia humanitaria de emergencia.

Imagen de la devastación causada por el huracán a su paso por Haití. - REUTERS

Imagen de la devastación causada por el huracán a su paso por Haití. - REUTERS

El primer dinero prometido se queda muy lejos de la estimación realizada por Cruz Roja, que ha solicitado unos 6,9 millones de dólares (6,2 millones de euros) para poder brindar asistencia médica y alojamiento a unas 50.000 personas y paliar así la situación de emergencia en las zonas más devastada. "Este vulnerable país ha sido golpeado una vez más por una catástrofe natural y necesita un considerable apoyo a nivel internacional", ha indicado la coordinadora de Cruz Roja en el Caribe, Inés Brill.

"Nuestros equipos en Jeremie han reportado casos de destrucción masiva en la ciudad. El agua y la electricidad han sido cortadas y los servicios médicos no están funcionando. Estamos extremadamente preocupados por la seguridad, la salud y el bienestar de las mujeres, hombres y niños que han sido afectados, en particular los de las ciudades y pueblos remotos", ha añadido.

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha alertado de que el brote cólera que en 2010 asoló Haití podría volver a surgir tras el paso del huracán. Según datos de la OPS, en estos seis años se han detectado más de 790.000 casos de la enfermedad en el país, de los cuales unos 9.300 han acabado en muerte. Solo este año se han registrado 28.500, por lo que el Ministerio de Salud ha activado alertas rojas para 12 municipios en cuatro departamentos.

El impacto del huracán, uno de los más fuertes en la historia reciente del Caribe, obligó este miércoles a las autoridades haitianas a aplazar los comicios generales que estaban programados para el próximo domingo, por lo que la próxima semana anunciarán la nueva fecha de las elecciones.