Publicado: 24.09.2016 09:32 |Actualizado: 24.09.2016 09:32

La mujer del hombre negro tiroteado en Charlotte rogó a la Policía: "No disparen, no está armado"

Rakeyia Scott hace público el vídeo que ella misma grabó durante el suceso que culminó con el asesinato de su marido a manos de la policía y que ha desatado las protestas contra el racismo policial en Carolina del Norte.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Captura del vídeo grabado por la mujer de Scott, abatido por la policía en Charlotte.

Captura del vídeo grabado por la mujer de Keith Lamont Scott, abatido por la policía en Charlotte.

La viuda del estadounidense negro Keith Lamont Scott, fallecido este martes tras haber recibido varios disparos de un policía de Charlotte (EEUU), ha publicado un vídeo en el que aparece pidiendo a los agentes que no disparen a su esposo pues, según dice, estaba desarmado.

En el vídeo, grabado por Rakeyia y emitido en exclusiva por el canal NBC News, no se aprecia el momento en el que Scott fue abatido por la policía, aunque se oye a la mujer diciendo: "No disparen, no está armado, no les hará nada".



La mujer les explicó a los agentes que Scott había tomado su medicina para tratar la lesión traumática cerebral que padecía.

Por un momento, se ve a varios agentes apuntando al automóvil en el que estaba Scott y la mujer le pide a su esposo que no les permita que "rompan los cristales" y salga del vehículo.

Tras decir la mujer a su esposo "no lo hagas, Keith", se oye a un policía advirtiendo al hombre negro que tire el arma y posteriormente se escuchan cuatro disparos.

"¿Le habéis disparado? ¿Le habéis disparado? Es mejor que no esté muerto", les grita entonces Rakeyia a los agentes.

Las imágenes del vídeo, de dos minutos y doce segundos de duración, muestran posteriormente al hombre negro tendido en el suelo y rodeado de policías.

Scott, de 43 años, falleció este martes cuando los oficiales buscaban en un complejo de apartamentos a otro individuo en Charlotte, en Carolina del Norte (EEUU).

Su muerte provocó una ola de protestas que dejaron otra víctima, numerosos heridos y una cincuentena de heridos, lo que llevó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y el toque de queda en la ciudad.

La familia facilitó este vídeo mientras la opinión pública sigue a la espera de que la Policía de Charlotte publique otros dos vídeos grabados por las cámaras de los agentes involucrados en el suceso. La familia de Scott y sus abogados ya los han visto pero las autoridades se rehúsan a publicarlos.

Aunque el jefe de la Policía local, Kerr Putney, sostiene que lo disparon estaban justificados, la familia de Scott rechazó desde el primer momento la versión policial. Según ellos, Scott no tenía una arma, sino un libro, y aseguraron que la pistola encontrada ahí fue colocada por los propios agentes "a posteriori".

Sin embargo, la Policía de Charlotte dice haber hallado ADN, rastros de sangre y huellas dactilares de Scott en la pistola encontrada en el lugar del suceso, reveló hoy el medio local Channel 9.

De acuerdo con la versión oficial, un grupo de agentes abordó a Scott el martes por la tarde en el aparcamiento de un edificio de apartamentos y le pidieron que soltase el arma que llevaba.

Acto seguido, uno de los policías abatió a Scott porque "suponía una amenaza de muerte inminente" para los agentes.

Mientras tanto, cientos de personas han desafiado hoy de nuevo el toque de queda que rige en la ciudad durante la cuarta noche de protestas.

Pasada la medianoche (04.00 GMT), hora de inicio del toque de queda, cientos de personas seguían en las calles del centro de Charlotte, en el conocido como "Uptown", escenario de las protestas contra la violencia policial del martes y miércoles.