Público
Público

Mursi despliega tanques y alambre de espino para blindar su palacio

Los choques entre islamistas y opositores se salda siete muertos y cerca de 450 heridos. La Guardia Republicana se despliega también dentro del edificio de la radiotelevisión estatal. Se convocan tres marc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, ha desplegado efectivos de la Guardia Republicana y de la Seguridad Central 'de forma amplia' alrededor del palacio presidencial, que anoche fue escenario de choques entre partidarios y detractores del mandatario, que han dejado siete muertos, según fuentes del Ministerio de Sanidad y agencias internacionales.

La agencia de noticias estatal Mena precisó que la Guardia Republicana, una división altamente armada del Ejército egipcio encargada de proteger las instalaciones estratégicas del país, ha desplegado ocho tanques y diez vehículos blindados en las calles Merghany e Ibrahim Laqani, en las proximidades del complejo presidencial. La misma agencia asegura que se han visto militares preparando alambradas para instalarlas en la calle Merghany.

Según ha anunciado la Presidencia egipcia en un comunicado, la Guardia Republicana desalojará a todas las personas que se hallen en las inmediaciones del Palacio Presidencial a partir de las 15.00 hora local y, desde ese momento, quedará prohibida cualquier manifestación en ese mismo lugar.

Tras la violenta madrugada, simpatizantes del presidente han pasado la noche en la zona, pero este jueves ha amanecido con nuevos enfrentamientos a pedradas entre éstos y la oposición, mientras el ejército trataba de frenarlos, explica un testigo a la agencia Reuters.

La ampliación de la seguridad llega después de que la oposición a Morsi anunciara tres nuevas marchas esta tarde al palacio presidencial en protesta contra el 'ataque de los Hermanos Musulmanes', que ayer acudieron a la zona donde la oposición protestaba pacíficamente.

Mohamed Mursi se ha reunido esta mañana el jefe del Estado Mayor y de la Guardia Republicana, Mohamed Zaki; con el director de la Inteligencia, Rafaat Shehata y con varios ministros para analizar la crisis actual en el país desde el punto de vista de la seguridad y desde el plano político y legal para conseguir la estabilidad, según la agencia estatal Mena.

La tensión entre las distintas fuerzas egipcias ha aumentado desde que Mursi blindara sus poderes ante la Justicia hace dos semanas y convocara recientemente un referéndum sobre la nueva Constitución para el próximo 15 de diciembre. La fractura entre detractores y partidarios se agranda cada día y él país se asoma al abismo del conflicto civil si el presidenteno ataja la situación.

Los detractores de Mursi lo acusan de tratar de crear una nueva autocracia concediéndose poderes extraordinarios mediante un decreto del 22 de noviembre, y su enfado creció aún más cuando la Asamblea encargada de redactar la nueva constitución, dominada por los islamistas, aprobó un proyecto que según sus detractores no representa adecuadamente las aspiraciones de todo el país. 

Mohamed Mursi, que ha permanecido en silecio los últimos días, pronunciará hoy un discurso en el que hablará sobre los incidentes de la violenta madrugada, según el diario estatal Al Ahra. El rotativo cita declaraciones del secretario de la Presidencia egipcia, Mohamed Refaa al Tahtawi, que ha adelantado que Mursi dirigirá un discurso 'importante' al pueblo.

El presidente no ha mostrado señales de ceder a la presión, confiado en que los islamistas, que han dominado las dos elecciones desde la caída de Mubarak, ganarán el referéndum y la posterior elección parlamentaria.

Los grupos no islamistas rechazan el proyecto de Carta Magna y, como dijeron hoy varios de los líderes de la oposición, continuarán su 'lucha' hasta que Mursi revoque estas dos decisiones.