Público
Público

Música contra la segregación racial

El galardonado compositor y trompetista Terence Blanchard es también un reconocido activista por los derechos de la población negra en Estados Unidos, donde, sólo en 2016, 263 ciudadanos negros han muerto a manos de la Policía. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

Terence Blanchard, durante una actuación en Nueva Orleans. - AFP

GRANADA.- "La música puede convertirse en un arma potente que roce las almas y los corazones de quienes la escuchan y conseguir así hacerles recapacitar, aunque sea por unos escasos segundos". Quien habla es Terence Blanchard, galardonado compositor y trompetista de jazz, ganador de tres premios Grammys, y reconocido activista que lucha, a través de su música, por los derechos de la población negra en Estados Unidos.

El artista fue uno de los invitados estrella en la edición número 37 del festival internacional de Jazz de Granada, que lleva décadas reuniendo a los mejores músicos del género, dentro y fuera de nuestras fronteras. Breathless (no puedo respirar) es el título de su nuevo trabajo y con el que ha querido rendir homenaje a Eric Garner, uno de los cientos de ciudadanos negros que han sido víctimas de la brutalidad policial. Según datos de Mapping Police Violence (MPV), una asociación que recoge diferentes investigaciones, datos exhaustivos sobre homicidios policiales y que busca cuantificar el impacto de la violencia policial en las diferentes comunidades, 263 personas negras han sido asesinadas por la policía durante 2016 en Estados Unidos.

Terence Blanchard: "El racismo no es una cuestión de color, es un concepto más complejo que versa sobre el poder y la pérdida de control

En julio de 2014, cuatro agentes blancos del NPYD (Departamento de Policía de Nueva York) sujetaban a Eric Garner por los brazos y las piernas, mientras un quinto agente, Daniel Pantaleo, le estrangulaba. De nada sirvió que el joven, desarmado y cuyo delito había sido vender cigarrillos sueltos en la calle, advirtiera a los policías en repetidas ocasiones de que lo estaban asfixiando. Un transeúnte grabó el asesinato con su móvil y el vídeo dio la vuelta al mundo. Daniel Pantaleo quedó libre de cargos tras el juicio y esto desató la ira de miles de manifestantes que tomaron las calles de todo el país. "I cant Breathe" se convirtió en el eslogan más repetido durante las protestas y Eric Garnier el ejemplo más claro de que la segregación racial sigue siendo uno de los principales problemas de la primera potencia mundial. El 69% de los ciudadanos negros asesinados por la policía durante este año no eran ni siquiera sospechosos de haber cometido un delito con violencia, ni se encontraban armados, según MPV.

Sin embargo, la violencia no sólo versa de agente blanco a ciudadano negro. Se conocen casos de policías negros que han sido acusados de ejercer las mismas prácticas vejatorias y racistas que sus compañeros. "El racismo no es una cuestión de color, es un concepto más complejo que versa sobre el poder y la pérdida de control. Yo tengo amigos policías que me cuentan que saben perfectamente cuál de sus compañeros tiene el expediente manchado por algún acto de brutalidad policial con resultado de muerte, pero prefieren no meterse en problemas y callar", explica Terence Blanchard en conversación con Público.

La guerra de Secesión, o guerra civil estadounidense (1861-1865), enfrentó a los estados del norte, que abogaban por la liberación de los esclavos negros, contra los estados del sur, que luchaban por continuar con la segregación racial. Esta contienda se convirtió en el enfrentamiento más sangriento de la historia de los Estados Unidos, junto a la Segunda Guerra Mundial, con más de 600.000 muertos en combate. Pero la igualdad racial no llegó con la victoria del norte y la abolición de la esclavitud. Por lo menos, no a nivel práctico. "Entre los descendientes de los perdedores de la guerra, se oyen frases como: 'El sur debería recuperar su grandeza'", asegura el compositor. "Una amiga blanca muy querida por mi familia desciende de un individuo que jugó un papel muy importante en la integración de los negros en las aulas educativas. Pues bien, eso no lo olvidan los supremacistas, el odio contra su familia pasa de generación en generación", comenta el trompetista a este diario.

"Trump crea a los votantes una ilusión falsa, convenciéndoles de que van a adquirir mayor poder adquisitivo si se elimina la posibilidad de que vengan más inmigrantes"

Las declaraciones homófobas, violentas y sexistas de Donald Trump durante la campaña no han impedido que el magnate vaya a convertirse en el presidente número 45 de la Casa Blanca, sucediendo a Barack Obama. "A Trump y a los que son como Trump les preocupan que los índices demográficos en nuestro país estén cambiando. Hace un par de años nacieron el mismo número de bebés blancos que de color. Esto aterra a los que se aferran a la supremacía blanca y tienen miedo a perder el control, miedo a no poder manejar a esas minorías que están dejando de serlo", sentencia Blanchard.

El artista encuentra explicación al fenómeno Trump a través de la teorías de Tim Wise, escritor, educador y conferenciante que trata la problemática del racismo desde un punto de vista económico. Wise argumenta que el modo que tienen de ejercer el poder y legitimar su estatus los pertenecientes a “la clase blanca rica” sobre “la clase blanca pobre” es hacerles sentirse más poderosos a través del racismo. Darles supremacía y evitar con esto que recuerden que son pobres. "Ésa es la estrategia que utilizó Trump para convencer con su campaña. Crea a los votantes una ilusión falsa, convenciéndoles de que van a adquirir mayor poder adquisitivo si se elimina la posibilidad de que vengan más inmigrantes", continúa Blanchard.

"Con tantas bandas sonoras que he compuesto, he tenido que entrevistarme con mucha gente del mundo del cine. Al principio todos creían que yo era una persona con un trato difícil: por ser negro y por mi activismo. Pero cuando ya me conocían cambiaban de opinión. Por eso: 'Mírame cómo soy... no cómo pienses que sea'. Esta frase es aplicable a lo que está pasando en mi país. No pienses que por ser de color voy a ser un delincuente", concluye el compositor.

"Los presidentes sólo pueden hacer lo que les permite el sistema. Y este sistema lleva 200 años sustentado en ideales racistas y medievales"

Muchos activistas, que como Blanchard luchan contra la discriminación, se han organizado en torno a diferentes plataformas. Es el caso de BlackMatterUs (BMUS), cuyo objetivo principal es "contar la verdad sobre el racismo, la desigualdad y la injusticia que los principales medios de comunicación ignoran". La asociación ha creado una red de noticias sin fines lucrativos que ofrece información detallada sobre los asuntos más importantes para la comunidad negra en el país. "Nosotros éramos un grupo de personas negras insatisfechas con la forma en la que los principales medios de comunicación tratan el tema de la discriminación racial. Empezamos a investigar juntos para conocer la realidad del asesinato de Michael Brown. Pronto nos hicimos amigos y creamos nuestra propia web para compartir datos y experiencias sobre el tema", cuenta Josua Smith, editor de la plataforma. 

Michael Brown fue otra de las víctimas mortales de los supremacistas blancos. Con apenas 18 años, estando desarmado y con las manos en alto, un policía blanco le disparó hasta en seis ocasiones. El agente, como en la mayoría de casos de brutalidad policial, salió libre de cargos. Incluso Barack Obama habló públicamente sobre el suceso y ordenó al Departamento de Justicia abrir una investigación federal sobre los hechos. Que Obama sea negro no ha impedido que la violencia racial haya aumentado durante su mandato, sino al revés "Los presidentes sólo pueden hacer lo que les permite el sistema. Y este sistema lleva 200 años sustentado en ideales racistas y medievales, es muy difícil cambiarlo, con Obama la militarización de la policía ha aumentado", insiste Josua Smith.

BMUS recoge investigaciones detalladas sobre las últimos asesinatos relacionados con el odio racial y testimonios de los familiares de las víctimas y sus particulares batallas judiciales para conseguir que los culpables rindan cuentas. "Estamos consiguiendo levantar a nuestros hermanos y levantar también sus conciencias. Que sepan cuál es la realidad de lo que está ocurriendo y así conseguir ser libres para terminar con la dictadura del gobierno blanco contra los negros", concluye el activista.