Público
Público

Neonazis recurren a las pruebas de ADN para comprobar el pedigrí blanco de los españoles

Uno de los supremacistas blancos más peligrosos de EEUU admite que su herencia genética incluye un 3%  “de cosa ibérica”

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 28
Comentarios:

Craig Crob, en la izquierda de la imagen durante el documental Welcome to Leith

“Acabo de descubrir que el 80%  de la gente del pueblo almeriense de mi abuelo era de origen morisco. ¿Qué hago? ¿Me suicido o me hago un test genético?”, escribía un usuario español en un foro de Internet hace ahora tres años. En el intento de reconfortarle, otro colega replicaba a renglón seguido que el porcentaje de linaje bereber en Almería no es superior al de los asturianos, antes de perderse en un puñado de comentarios inanes sobre la conducta social de los “marranos” y los “judíos”.

El asunto no pasaría para muchos de grotesco si una rápida búsqueda en la red no bastara para demostrar que se cuentan ya por centenares los hilos de opinión dedicados a glosar y demostrar el pedigrí blanco europeo de los peninsulares recurriendo a las pruebas de ADN.

El caso español no es ni de lejos aíslado. Miles de neonazis, supremacistas y nacionalistas blancos de todo el mundo llevan más de veinte años recurriendo a las empresas de análisis de perfiles de ADN para demostrar que sus orígenes son exclusivamente blancos, caucásicos y europeos. Ni este hecho es nuevo, ni la aparición de foros donde los trolls racistas se congregan para compartir sus resultados es un fenómeno reciente. Lo que sí es inusual es el interés creciente que los neonazis de todo el mundo están demostrando por servirse de la Ciencia o de las pseudociencias para dilucidar si, en verdad, los españoles y otros pueblos mediterráneos como el griego o el italiano pueden y deben ser considerados “blancos”.

¿Cuándo empezaron los neonazis a aficionarse por los test de ADN y cuál es la opinión más extendida acerca de la condición racial de los pueblos del sur de Europa del Mediterráneo? Desde que fueron creados a mediados de los noventa por un antiguo lider del Ku Klux Klan, los populares foros neonazis de Stormfront -el mayor y más popular sitio web de los supremacistas y los nacionalistas blancos- comenzaron a incluir numerosos hilos de opinión dedicados a contrastar y comparar información relacionada con las pruebas de ADN efectuadas por sus usuarios para acreditar sus orígenes “europeos, blancos y caucásicos”.

Ese goteo inicial devino casi en avalancha hace diez años, a raíz de todo, del progresivo abaratamiento de los tests que realizaban empresas como 23andMe o AncestryDNA. Cualquiera puede hoy rastrear sus ancestros por menos de cien dólares, lo que ha alentado todavía a muchos más a recurrir a los servicios de estas compañías y a compartir sus resultados, a menudo, para vanagloriarse de la “pureza blanca de su sangre”, antes que para saciar su curiosidad acerca de sus orígenes.

Probablemente, el asunto no hubiera ido más allá de los hilos de opinión de foros como Reddit, 4Chan o el ya mentado Stormfront si las propias compañías de análisis de perfiles genéticos no hubieran reparado en que su Ciencia podía estar siendo utilizada, una vez más, por los trolls neonazis con fines espúreos. Incluso 23andMe tuvo que aclarar a mediados de 2015 que desaprobaba el uso de cierta herramienta tecnológica creada por un programador anónimo para restringir el acceso de los usuarios a determinados contenidos, en función de su adscripción racial.

El "Control de acceso genético" permitía denegar el paso a ciertas web a los usuarios que no compartieran su información genética

La llamada Genetic Access Control o “Control de acceso genético” permitía denegar el paso a ciertas web a los usuarios que no compartieran su información genética o cuyas características raciales no fueran las fijadas por los administradores que hicieran uso de ese software. Entre los posibles usos que el creador mencionaba, señalaba el siguiente: “Gracias a la herramienta, un judío jasídico puede impedir el paso de sefarcíes o askenazis con el gen 'Cohen'”. El asunto no transcendió la pura anécdota, pero llamó la atención entre los propios científicos acerca del modo en que la Genética y ciertas filosofías sociales como la Eugenesia estaban siendo nuevamente utilizadas por nacionalistas, supremacistas blancos y racistas de todo pelaje en su propio beneficio.

Por otro lado, las reuniones digitales de trolls neonazis encantados de compartir los resultados de sus test de ADN se incrementaron, por así decirlo, dos niveles, a raíz de la irrupción de Donald Trump en la escena política norteamericana, y del parejo fortalecimiento de la llamada “Alt-Right” o “derecha alternativa” y de sus prejuicios.

El ex lider del KKK David Duke

El hecho de que muchos de los clientes estadounidenses de estas empresas de servicios genealógicos, supuestamente anglosajones, hayan descubierto en su perfil genético rastros más o menos significativos de antepasados ibéricos podría explicar, por otra parte, el interés de los grupos de racistas por establecer una clara diferencia entre latinos y puros españoles, algo habitualmente inusual en la cultura norteamericana, fuertemente dominada por concepciones raciales donde a menudo se confunden lengua, cultura, religión y raza. Bajo la denominación “latino” cabe tanto un argentino de ancestros alemanes como un vasco-español o un nativo peruano o mexicano.

Uno de los casos más significativos e hilarantes de neonazis norteamericanos con ancestros ibéricos es el del supremacista blanco Craig Cobb, principal protagonista del documental “Bienvenido a Leith” y popularmente conocido con el alias de “maldad pura” por la brutalidad de su discurso y por sus notables contribuciones a atizar el odio racial en Norteamérica y Europa, donde ha sido encarcelado en al menos cuatro países, y donde fue condenado en ausencia por crímenes del odio cometidos en Suecia.

Cobb fue objeto de las burlas de millones de sus compatriotas a raíz de su aparición, hace ahora cuatro años, en un show televisivo, donde se avino a someterse a un test de ADN que reveló que el 14 por ciento de su perfil genético era de origen subshariano. El vídeo que mostró su reacción negándose a chasquear los puños con la presentadora negra del programa dio la vuelta al mundo varias veces y fue entusiastamente celebrado como un acto semidivino de justicia poética semejante al descubrimiento de que el premio Nobel James Watson -conocido, entre otras cosas, por afirmar que los negros eran menos inteligentes que los blancos- poseía un 16 por ciento de genes africanos.

Inmediatamente después de que se revelaran sus orígenes africanos, y tras haber sufrido diversas represalias por sus antiguos compañeros de armas, Craig Cobb se paseó por cien foros “amigos” de Internet con nuevas pruebas que, a su juicio, desmentían la seriedad del análisis genético difundido por el show televisivo de Trisha y vinculaba sus mentiras a algún oscuro lobby judío obstinado en atribuir orígenes africanos o semíticos al conjunto de la humanidad.

Uno de los mapas genéticos de Europa más populares entre los neonazis españoles

Los resultados del nuevo test que Cobb solicitó por su cuenta fueron inicialmente hechos públicos en Stormfront y apuntaban, textualmente, a que sus orígenes eran enteramente europeos excepto por “un tres por ciento de cosa ibérica”.

En la misma entrada, Cobb añadía: “Estoy seguro de que muchos de mis enemigos se agarrarán a ese 3 por ciento de cosa ibérica por aquello de la invasión de los moros y tratarán de magnificar este aspecto. Adelante. En tal caso, básicamente, tendrán que difamar a todo el mundo en España y Cataluña, lo que muchos de ellos están deseando hacer”.

En realidad, su propia asunción, literal, de que era completamente blanco y europeo salvo “por un 3 por ciento de cosa ibérica” venía a poner en entredicho la cuestión, siempre controvertida entre los racistas, de si españoles e italianos deben ser considerados blancos.

Las razones que podrían explicar la popularización de este debate guardan también relación con la necesidad de los propios neonazis españoles por hacer valer su “europeidad”

A juzgar por los propios foros de Internet, las razones que podrían explicar la popularización de este debate guardan también relación con la necesidad de los propios neonazis españoles -y a menudo, también, de los griegos e italianos-, por hacer valer su “europeidad” y su “superioridad racial” sobre los “denostados latinos”, en medio de un clima político determinado por la irrupción de Donald Trump y por la popularización de ciertos prejuicios indiscriminadamente ligados a todos los hispano-hablantes.

No hay un estudio más celebrado entre los neonazis españoles que aquel que recientemente atribuía a los ibéricos un porcentaje del haplogrupo celta R1b superior al de los ingleses. Por el mismo motivo, cualquier ensayo que sugiera la presencia significativa de genes bereber, orientales o subsharianos es sistemáticamente orillado en los foros neonazis frecuentados por ibéricos.

El criterio general de Stormfront es que los españoles de tez clara y lo que ellos denominan “fenotipo caucásico” deben ser considerados blancos, aunque resulta obvio que una parte de la población, espercialmente concentrada en el sur de la Península, posee ancestros norafricanos debido a la prolongada presencia de poblaciones musulmanas y a su cercanía a África. “¿Es correcto que los celtas se mezclen con los nórdicos? ¿Está bien que los mediterráneos se mezclen con eslavos? ¿Es correcto que los británicos se mezclen con celtas? ¿Está bien que los españoles se mezclen con irlandeses? Por supuesto. Blanco es blanco”, concluye un usario de Stormfront.

Ese mismo criterio se aplica para los argentinos con orígenes exclusivamente europeos, lo que no impide que un sector de racistas “nordicistas” excluya por sistema de la categoría de blanco -un mero constructo intelectual- a todas las poblaciones noroeuropeas que no posean un origen germánico o escandinavo. Los sectores más duros ni siquiera dan por buenas las credenciales raciales de eslavos o franceses. Y algo semejante sucede con los racistas norteamericanos cercanos al supremacismo blanco del Ku Klux Klan, para quienes el concepto de blanco va a menudo indisolublemente ligado al de WASP (anglosajón y protestante) y para quienes un irlandés, un italiano o un español son al igual que un mexicano, subhumanos. Claro que hay ciertas excepciones como las del propio David Duke, ex líder del KKK, quien no ha tenido nunca empacho en fotografiarse junto a morenazis españoles de apariencia física inequívocamente árabe.

El criterio general de Stormfront es que los españoles de tez clara y lo que ellos denominan “fenotipo caucásico” deben ser considerados blancos


En diciembre del pasado año, el periodista fundador de Latino Rebels, Julio Ricardo Varela, aprovechaba una entrevista a Mike German, un ex agente del FBI infiltrado entre grupos de nacionalistas blancos de California, para averiguar cuál es la perpepción de estos acerca de los españoles o de los hispanos con ancestros europeos. “Realicé mi primera investigación en el sur de California y la mayor parte de la animadversión era contra los mexicanos y los inmigrantes suramericanos. Curiosamente, en este movimiento, si trazas tus orígenes raciales y tu linaje a España, entonces eres bueno... Así que cualquiera con raíces latinas que pueda acreditar que su familia venía desde España es suficientemente bueno para ellos”, respondió German.