Público
Público

"No se puede estar orgulloso de ser un homosexual disfuncional"

El candidato republicano a gobernador de Nueva York, Carl Paladino, exhibe su ideología en Brooklyn

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No ha tardado mucho en demostrar cómo se las gasta. Carl P. Paladino, nuevo candidato republicano a gobernador de Nueva York acusó ayer a la comunidad gay de su ciudad, una de las más importantes del mundo, de intentar 'lavar el cerebro' a los niños.

'Yo sólo digo que mis hijos y vuestros hijos estarían mucho mejor y tendrían mucho más éxito casándose y formando una familia, y no quiero que se les lave el cerebro con eso de que la homosexualidad es igual de válida y exitosa como opción. No lo es'. La frase salió disparada en un mitin en Brooklyn rodeado de representantes de la comunidad judía ortodoxa y se añade a una larga lista de alusiones xenófobos y sexistas.

'No participé en la marcha del orgullo gay este año, no lo hice y sí mi rival [el demócrata Andrew Cuomo]. Y no me parece el ejemplo que haya que dar a los niños: no hay nada de lo que sentirse orgulloso siendo un homosexual disfuncional'.

 

El responsable de imagen de Paladino se apresuró a salir al paso de las acusaciones asegurando que el aspirante a gobernador y pez gordo del Tea Party, no es homófobo, sino que sólo estaba dando un punto de vista desde su 'sentimiento católico'. Para no serlo, al menos Paladino debería haber aprovechado el capote que le echaron los asesores que escribieron su discurso.

Según The New York Times, en el texto había una frase: 'No malinterpreten mis palabra, no estoy diciendo que quiera que le pase algo malo a los homosexuales o algo así'. Paladino la omitió.

Cuomo, que va a años luz en las encuestas, precisamente porque Nueva York se caracteriza por su apertura de miras, no tardó en responder: 'Estos comentarios y algunos más dejan bien claro que está muy lejos de la realidad y no es apto para gobernar Nueva York', dijo.

Paladino fue elegido candidato republicano a gobernador de Nueva York el pasado mes de septiembre y confirmó el rápido ascenso del ala dura del partido representado en la formación Tea Party.