Publicado: 23.07.2016 13:29 |Actualizado: 23.07.2016 14:53

De los nueve muertos en el ataque de Múnich, seis eran menores de edad

Entre las víctimas, había tres de 14 años, dos de 15, uno de 17, uno de 19, uno de 20 y una de 45 años.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Dos niñas lloran por el asesinato de nueve personas en un centro comercial de Múnich. EFE/EPA/Karl-Josef Hildenbrand

Dos mujeres lloran por el asesinato de nueve personas en un centro comercial de Múnich. EFE/EPA/Karl-Josef Hildenbrand

BERLÍN.- El germano-iraní de 18 años, que protagonizó el tiroteo en un centro comercial de Múnich, mató a nueve personas antes de suicidarse. Entre las víctimas, había tres de 14 años, dos de 15, uno de 17, uno de 19, uno de 20 y una de 45 años, todos de Múnich y alrededores.

Según ha informado el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, tres de las víctimas eran ciudadanos turcos. "Lamentablemente, en este ataque han perdido la vida tres ciudadanos nuestros, ciudadanos de Turquía, tres de nuestros hermanos".

Identificó a las víctimas como Sevda Dag, nacida en 1971, Can Leyla, nacido en 2001, y Selcuk Kilic, cuya edad no precisó.



Atenas, por su parte, confirma que hay un griego entre las víctimas mortales. En un comunicado, el ministerio señala que en el "trágico atentado contra víctimas inocentes en el centro comercial Olympia se incluye, por desgracia, un ciudadano griego".

El ministerio expresó el pésame a su familia y parientes y añadió que el cónsul general de Grecia en la capital bávara ha tomado todas las medidas necesarias en este tipo de situaciones, en consulta con las autoridades alemanas competentes.

La plana mayor de los políticos de este país ya había expresado anoche su solidaridad con Alemania y su pesar por los acontecimientos.

El Ministerio de Exteriores kosovar ya ha difundido un comunicado para lamentar la muerte de tres compatriotas, según el portal de noticias Kosova Press.

La Fiscalía germana asume que el autor había padecido presuntamente algún tipo de transtorno depresivo, según las primeras investigaciones, y no se han hallado indicios que lo relacione con el Estado Islámico (EI) o que apunten a motivaciones políticas o religiosas.

En una rueda de prensa en Múnich, la policía informó de que se investiga una cuenta de Facebook que pudo haber pirateado el joven para invitar a conocidos a acercarse a la hamburguesería en la que comenzó el ataque.

Tras el tiroteo, el joven, nacido en Múnich y sin antecedente policiales, se alejó del centro comercial y se suicidó con la misma pistola que había utilizado, una nueve milímetros adquirida de forma ilegal, ya que tiene la numeración borrada. En la mochila que llevaba la policía encontró cargadores con 300 balas.

El director de la policía de Múnich, Hubertus Andrä, dejó claro que actuó solo e hizo también hincapié en no relacionar el hecho con los refugiados.

Lanzó además un mensaje de tranquilidad: "no hay ningún motivo para no visitar la ciudad, para no salir a comprar o para suspender eventos", aseguró.