Público
Público

El nuevo Gobierno libio trata de cortar las vías de escape a Gadafi

El Consejo Nacional de Transición envía emisarios a Níger para evitar que este país acoja al dictador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su afán por evitar que el coronel Gadafi eluda responder ante la Justicia por los crímenes cometidos durante 42 años de dictadura, el nuevo Gobierno libio envío ayer emisarios a Níger para convencer a las autoridades de ese país de que en ningún caso acojan al dictador huido.

'El Consejo Nacional de Transición (CNT) ha enviado una delegación a Níger para discutir acerca de la posible llegada de Gadafi', confirmó ayer a Reuters Fathi Baja, el responsable de Asuntos Políticos del Consejo. Baja aseguró además que el autócrata, cuyo paradero se desconoce aunque se cree que sigue en Libia, podría estar cerca de la frontera con Níger o con Argelia esperando una oportunidad para salir del país.

Níger parece haber respondido a las presiones para no acoger al autócrata

'Creemos que está muy cerca de esas fronteras, esperando una oportunidad para huir. Vamos a pedir a esos países que no lo acepten. Queremos a esa gente [Gadafi y sus colaboradores] para llevarlos ante la Justicia', subrayó el responsable del CNT.

La inquietud del nuevo Gobierno libio acerca de una posible huida del dictador depuesto se ha acrecentado después de que una parte de la cúpula de su régimen haya encontrado refugio en Níger, el país más pobre de África, una nación que durante los últimos años ha recibido ayuda financiera de Trípoli.

Los emisarios que el CNT ha enviado a Niamey tienen previsto reunirse con el presidente nigerino, Mahamadou Issoufou, precisamente para discutir 'cualquier penetración de grupos [partidarios] de Gadafi en Níger', precisó Baja. Este responsable añadió: 'No creo que Níger vaya a aceptar a Gadafi'.

El CNT sitúa el rastro de Gadafi en el inmenso gran sur de Libia

Las autoridades del país más pobre de África parecen estar respondiendo a la amenaza velada, efectuada el martes por el CNT, de que si concedían asilo al dictador las relaciones bilaterales entre ambos países se verían afectadas. También Washington instó ese día a Niamey a entregar a 'cualquier responsable libio buscado por la Justicia'.

Para tratar de despejar las cábalas sobre la presencia en su territorio de Gadafi, Níger reiteró ayer que el exlíder libio no está en su país. El ministro nigerino de Asuntos Exteriores, Mohamed Bazoum, insistió en Argel, donde participa en una conferencia sobre el terrorismo en el Sahel, en que el dictador huido no ha hallado refugio en su tierra.

'Desmiento categóricamente la información que circula sobre la presencia de Gadafi o de alguno de sus hijos en Níger', enfatizó Bazoum en unas declaraciones recogidas por las agencia argelina APS. El jefe de la diplomacia del país africano subrayó que si Gadafi se encontrara en Níger, las autoridades de su país estudiarían la posibilidad de entregarlo al CNT.

El martes, las autoridades nigerinas confirmaron que un convoy de unos 200 vehículos blindados, en el que viajaban altos cargos del aparato de seguridad de Gadafi, había entrado en el país, escoltado por mercenarios tuaregs nigerinos armados hasta los dientes.

Los colaboradores de Gadafi partieron al exilio después de hacerse con un importante botín en oro y dinero en efectivo, que, según el CNT, fue robado de una sucursal del Banco Central de Libia en Sirte, la ciudad natal del dictador, aún en manos de las tropas que todavía le son leales.

Otro alto cargo del nuevo Gobierno de Trípoli, citado por Reuters, aseguró que sus hombres siguen la pista del tirano en el Sáhara libio, que comparte una frontera de miles de kilómetros con varios países, entre ellos Argelia, Níger y Chad, donde se cree que el exlíder puede estar tratando de hallar asilo.

Hisham Buhagiar, la persona a la que el CNT ha encargado la coordinación de la búsqueda de Gadafi, aseguró que se ha hallado el rastro del autócrata cerca de la localidad sureña de Ghwat, a unos 300 kilómetros al norte de la frontera con Níger.

'Los últimos rastros indican que estaba en el área de Ghwat. La gente nos dijo que los coches iban en esa dirección'. Buhagiar sostuvo luego: 'Hemos recibido esa información por parte de diferentes fuentes; creemos que está tratando de ir más hacia el sur, con destino a Chad o Níger'.

El martes, una fuente militar francesa, citada por Reuters, aseguró que Gadafi y su hijo más belicoso, Saif el Islam, podrían estar planeando unirse al convoy refugiado en Níger, para después dirigirse a Burkina Faso. De acuerdo con la fuente, este plan podría ser fruto de un acuerdo entre Francia, el nuevo Gobierno libio y el propio Gadafi.

Sin embargo, tanto París como el CNT han desmentido ese supuesto plan, al igual que las autoridades burkinesas, que el martes subrayaron que su país no acogerá en ningún caso a Gadafi.

El presidente de ese país, Blaise Campaoré, un antiguo aliado del dictador, que le apoyó en el golpe de Estado que lo llevó al poder hace 24 años, lo reiteró ayer en Uagadugu: 'No tenemos ningún dato sobre la presencia de libios en nuestro territorio desde que han sucedido esos acontecimientos [la llegada de la caravana de altos cargos del antiguo régimen libio a Níger]. No hemos tenido tampoco contacto con nadie en Libia acerca de una petición de asilo político'.

“¿Me quieres?”, le pregunta insistentemente Gadafi a su nieta, quien contesta que no en un vídeo realizado en 2005 y que obtuvo la agencia Reuters ayer. El dictador juega, en actitud despreocupada, con la niña y el hermano de esta. La pequeña le pellizca la nariz y la frente y, sonriente, niega querer a su abuelo. La decoración de la sala donde aparece la familia es llamativa por lo informal, sin los lujos que tenía el exclusivo complejo privado que poseía junto a la playa en Trípoli Saadi Gadafi, quien grabó el vídeo de su padre y su hija junto con el resto de la familia. Este mismo hijo de Gadafi es quien realizó hace varios días un llamamiento a la paz, a pesar de las agresivas declaraciones lanzadas por su hermano Saif al Islam, y asegura no haber visto a su padre en los dos último meses. Reuters