Público
Público

Obama apoya un puesto fijo para India en el Consejo de Seguridad

El presidente de EEUU respalda las ambiciones de gran potencia de Nueva Delhi. "Washington busca un orden internacional adecuado que incluye a unas Naciones Unidas eficientes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barack Obama esperó hasta su tercer día de visita en India en un discurso ante el Parlamento para ofrecer el gesto político que la nación asiática aguardaba a cambio de los intercambios comerciales que procurarán unos 50.000 puestos de trabajo en Estados Unidos: su apoyo para ocupar un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La tercera economía asiática, con un 8,5% de crecimiento económico en un año de recesión mundial y una población de 1.200 millones de habitantes que superará en pocos años a China, obtiene del presidente de EEUU el reconocimiento como potencia global al que viene aspirando desde hace años.

'EEUU busca un orden internacional adecuado y sostenible que incluye a unas Naciones Unidas eficientes, efectivas, creíbles y legítimas. Me gustaría ver un Consejo de Seguridad reformado que incluya a India como miembro permanente', aseguró ayer Obama ante los diputados. El Consejo de Seguridad cuyos miembros permanentes son EEUU, Francia, Rusia, China y Reino Unido refleja el equilibrio de poder tras la Segunda Guerra Mundial, pero queda lejos de una época en que las decisiones recaen en nuevas instituciones como el G-20. 'El aumento de poder también conlleva una mayor responsabilidad', añadió el presidente de EEUU, en un discurso con el que trató de dejar atrás los últimos recelos de ambas naciones durante la Guerra Fría.

'Las palabras de Obama tan sólo se remiten a una posibilidad, ya que EEUU ni siquiera ha solicitado la ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU', matizó Brahma Chellaney, analista del Centro de Investigación Política de Nueva Delhi. 'Es un ejercicio de relaciones públicas y seducción para apelar al sentido de orgullo de India. Aún así, Obama continúa con la dirección marcada con anterioridad por Bill Clinton y George W. Bush para profundizar las relaciones entre ambos países', añadió el profesor.

En la primera parada de su gira de diez días por Asia después de India, Obama visitará Indonesia, Corea del Sury Japón, el presidente nor-teamericano ha combinado una agresiva estrategia comercial a su llegada a Bombay con una comitiva de 200 empresarios estadounidenses con un mayor compromiso político desplegado ayer en su alocución ante el Parlamento.

La mención de la inclusión de India entre los miembros del Consejo de Seguridad y el relajamiento para la exportación de tecnología de uso civil y militar, limitada desde las pruebas nucleares del país asiático en 1998, eran dos importantes señales para Nueva Delhi. Obama se ha cuidado de no mostrarse muy agresivo en sus declaraciones sobre Pakistán, enemigo histórico de India y también potencia nuclear, aunque recordó en su alocución la amenaza terrorista.

'Continuaremos insistiendo ante los líderes de Pakistán que es inaceptable tener refugios para terroristas dentro de sus fronteras y que los responsables de los ataques de Bombay serán conducidos ante la Justicia', afirmó el presidente estadounidense en las palabras más duras dirigidas contra Pakistán tras el atentado terrorista sufrido por el corazón financiero indio en 2008, en el que murieron 166 personas.

Obama espera obtener un trozo más grande del pastel de las obras de infraestructuras y necesidades tecnológicas de un país que no comenzó su liberalización hasta entrada la década de los noventa con el actual primer ministro, Manmohan Singh, a la cabeza del Ministerio de Economía.

Singh recordó durante una rueda de prensa convocada por ambos líderes en la capital que la nación asiática no va 'robar puestos de trabajo a EEUU' con una clara intención de aplacar las voces más proteccionistas del país más poderoso del planeta. Por el contrario, Obama anunció a su llegada acuerdos comerciales por valor de 10.000 millones de dólares que supondrán la creación de 50.000 empleos en EEUU.

Entre los 20 acuerdos económicos alcanzados entre ambos países se encuentran la venta de aviones Boeing, tecnología destinada a energías renovables e inversiones en instituciones educativas.

Obama también recordó con fervor a Mahatma Gandhi, padre de la independencia de la nación asiática, y mencionó en repetidas ocasiones el sistema democrático que rige India en contraste con China, la otra gran potencia de la región.

'Como las dos mayores democracias del mundo, grandes economías de libre mercado y sociedades diversas, multiétnicas con una fuerte tradición de pluralismo y tolerancia, no solamente tenemos la oportunidad, sino la responsabilidad de asumir el liderazgo', reflexionó Obama ante unos parlamentarios extasiados por las palabras del líder de una potencia que siempre despertó desconfianza entre los indios.