Publicado: 04.10.2015 12:21 |Actualizado: 04.10.2015 12:21

Obama esperará a los resultados de investigación del ataque al hospital de MSF antes de emitir un juicio

Médicos Sin Fronteras anunció que ha dejado de estar operativo el hospital de Kunduz bombardeado durante un ataque aéreo estadounidense, en el que murieron 12 miembros de su personal y 7 pacientes.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Obama esperará a los resultados de investigación del ataque al hospital de MSF antes de emitir un juicio. /EFE

Obama esperará a los resultados de investigación del ataque al hospital de MSF antes de emitir un juicio. /EFE

WASHINGTON / KABUL.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró hoy que esperará los resultados de la investigación dirigida sobre el Pentágono antes de juzgar lo ocurrido en el bombardeo presuntamente ejecutado por fuerzas estadounidenses sobre un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la ciudad afgana de Kunduz.

"El Departamento de Defensa ha puesto en marcha una investigación completa, y vamos a esperar los resultados de esa investigación antes de hacer un juicio definitivo sobre las circunstancias de esta tragedia", aseguró el mandatario en un comunicado.

El jefe del Pentágono, Ashton Carter, aseguró previamente no poder confirmar los detalles del suceso, pero indicó que se llevará a cabo "una investigación completa" en colaboración con las autoridades afganas para averiguar lo ocurrido en el incidente, en el que fallecieron al menos 12 miembros del personal de MSF y 7 pacientes.



"En nombre del pueblo estadounidense, extiendo mis más profundas condolencias a los profesionales médicos y otros civiles muertos y heridos en el trágico incidente en un hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz", agregó el mandatario, quien dijo haber solicitado al Departamento de Defensa que lo mantenga informado sobre el asunto. "Vamos a seguir trabajando en estrecha colaboración con el presidente (Ashraf) Ghani, el Gobierno afgano, y nuestros socios internacionales para apoyar a las fuerzas de Afganistán a medida que trabajan para garantizar la defensa y seguridad nacional de su país", concluyó Obama.

Las imágenes difundidas tras el ataque, en el que murieron también una decena de terroristas, mostraban parte del austero centro sanitario de planta baja calcinado por las llamas, mientras los supervivientes se amontonaban en las zonas que no habían sido dañadas. Un portavoz militar estadounidense en Afganistán confirmó que se había realizado un ataque en Kunduz a la misma hora en la que MSF informó del bombardeo, y aseguró que durante la acción pudo haber "daños colaterales a un centro médico cercano".

Además de los 19 civiles fallecidos, el bombardeo dejó 37 heridos, 16 de ellos pacientes, y 19 miembros de MFS, de los cuales cinco se encuentran en estado crítico, según el balance provisional de la organización. Por su parte, la Organización de Naciones Unidas (ONU) consideró que si un tribunal estableciera que el ataque de hoy fue deliberado, este constituiría un crimen de guerra.

"La gravedad de este incidente se refuerza por el hecho de que, si fuera considerado como deliberado por una corte de justicia, el bombardeo de un hospital puede ser un crimen de guerra", dijo el responsable de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein. Posteriormente, el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, condenó el ataque y pidió una "investigación imparcial y rigurosa" de los hechos.

El hospital "ya no está operativo"

Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció hoy que ha dejado de estar operativo el hospital de Kunduz (norte de Afganistán) bombardeado ayer durante un ataque aéreo estadounidense, en el que murieron 12 miembros de su personal y 7 pacientes. "El hospital de MSF en Kunduz ya no está operativo. Algunos miembros de nuestro personal médico están trabajando en dos hospitales a los que fueron trasladados algunos heridos", afirmó Kate Stegeman, portavoz de la ONG en Afganistán, en su cuenta de Twitter.

Las imágenes difundidas tras el ataque, perpetrado durante la madrugada de ayer, mostraban parte del austero centro sanitario de planta baja calcinado por las llamas, mientras los supervivientes se amontonaban en las zonas que no habían sido dañadas. El hospital, el único con servicios de traumatología y cirugía en toda la región y en el que trabajaban 80 miembros de MSF, atendía a un centenar de pacientes en el momento del bombardeo, según la ONG.

"Además del fallecimiento de colegas y pacientes, este ataque ha cortado de golpe el acceso a los servicios de traumatología de la población de Kunduz justo cuando más lo necesitaban", aseguró en un comunicado la presidenta de MSF-Bélgica, Meinie Nicolai. Lajos Zoltan, un enfermero de MSF que se hallaba en el hospital en Kunduz en el momento del ataque, narró tras el bombardeo que el centro sanitario, en el que había trabajado desde mayo, era el único en el que podía ser atendida la población y "ahora ya no existe".

El enfermero relató, según recoge MSF en un comunicado, cómo al finalizar el bombardeo salió del refugio en el que se encontraba durmiendo cuando empezó el ataque y se encontró "el hospital destruido, en llamas". "Intentamos echar un vistazo en los edificios que ardían. No existen palabras para describir lo horrible que fue. En la Unidad de Cuidados Intensivos seis pacientes ardían tumbados en sus camas", explicó el enfermero, aún conmocionado.

MSF aclaró que entre los siete pacientes que murieron en el bombardeo había tres niños y añadió que además 37 personas se encuentran heridas de gravedad, la mayor parte de las cuales fueron trasladadas al centro de Puli Khumri, situado a dos horas de Kunduz. El Gobierno afgano reconoció que el bombardeo fue obra de las fuerzas aéreas estadounidenses después de que "entre 10 y 15 terroristas" talibanes, que fallecieron en el ataque, se refugiaran en el hospital.

Un portavoz militar estadounidense en Afganistán confirmó que se había realizado un ataque en Kunduz a la misma hora en la que MSF informó del bombardeo y señaló, sin entrar en detalles, que la acción pudo producir "daños colaterales a un centro médico cercano". El bombardeo se produjo en el marco de la toma de Kunduz el pasado lunes por los talibanes, la victoria más importante de los insurgentes desde que fueron desalojados del poder en 2001, y la posterior reconquista el jueves de la ciudad por parte de las tropas afganas, con apoyo aéreo estadounidense.