Público
Público

Las ONG exigen a los políticos que protejan el Mediterráneo

Los ecologistas denuncian que las leyes de protección marina no se cumplen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los últimos resultados del proyecto científico para elaborar un Censo de Vida Marina, que mostraron hoy que el Mediterráneo es el mar más amenazado del mundo, han hecho saltar las alarmas de las organizaciones ecologistas. Las ONG, que colaboran con los organismos públicos para crear áreas marinas protegidas en el Mediterráneo, han arremetido contra los gobiernos de la UE por su pasividad a la hora de preservar el mar europeo.

Los políticos tienen 'bastante responsabilidad' en el desaguisado en que se ha convertido la región mediterránea, según el director de investigación de Oceana Europa, Ricardo Aguilar. 'Llevamos un retraso de décadas en la legislación marina', critica. En la actualidad, el 18% del territorio de la UE está protegido por la Red Natura 2000, un escudo creado para garantizar la supervivencia de los hábitats europeos más amenazados. Sin embargo, las áreas marinas protegidas no llegan al 1%.

El 18% del territorio de la UE está protegido, frente al 1% marino

Aguilar, de campaña oceanográfica en Baleares, lamenta que las leyes de obligado cumplimiento no se cumplan: 'El Convenio de Biodiversidad de la ONU instaba a proteger como mínimo un 10% de cada ecosistema en 2010, pero para las áreas marinas han tenido que ampliar el plazo hasta 2012 porque todo el mundo va con retraso. Y lo mismo ocurre con la Red Natura 2000, que obliga a presentar propuestas de áreas marinas protegidas, y con el Convenio de Barcelona'. Esta última alianza, firmada en 1976 por los países ribereños, instaba a frenar la contaminación en el Medi-terráneo. Más de 30 años después, según se supo hoy, el mar agoniza.

'La paradoja es que hay muchos organismos que están sobre el papel, como la Comisión General de Pesca del Mediterrá-neo, pero no gestionan nada y permiten la sobrepesca', denuncia Sergi Tudela, porta-voz de WWF Internacional.

La cumbre de la Unión por el Mediterráneo, prevista para el 7 de junio en Barcelona, se aplazó hasta noviembre. Se esperaba que allí los gobiernos de la región impulsaran la protección de áreas marinas. 'Es el paradigma de los problemas políticos que rodean el Mediterráneo', opina Tudela. Celia Ojeda, de Greenpeace, es más contundente: 'Los científicos han dado la voz de alarma, pero los políticos no están haciendo absolutamente nada'.