Público
Público

La ONU acusa al régimen de Asad de la muerte de 2.600 sirios

La alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, pide protección para los civiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La represión del régimen de Bashar al Asad ha acabado con la vida de 2.600 personas según los cálculos de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

'De acuerdo con fuentes confiables en el terreno, el número de los asesinados en ese país desde el inicio de las manifestaciones, a mediados de marzo, ha alcanzado al menos los 2.600', dijo en la sesión inaugural del Consejo de Derechos Humanos. En la última semana, según sus datos, habrían muerto 130 personas. 

Las protestas en Siria comenzaron en marzo, pero está siendo muy complicado para las istituciones internacionales comprobar la situación de primera mano por el veto del régimen al acceso a observadores de derechos humanos y periodistas extranjeros.

Pillay reiteró sus llamadas a la necesidad de un esfuerzo internacional destinado a proteger a los civiles.

La resposable de derechos humanos de la ONU mencionó también las informaciones 'extremadamente alarmantes' que han llegado en los últimos días sobre el conflicto en Libia y que hablan de 'violaciones brutales, incluidas ejecuciones sumarias y desapariciones'.

Agregó que la situación de los inmigrantes de origen africano en este último país es otro motivo de preocupación, debido a que suelen ser tomados por mercenarios contratados por Muamar el Gadafi para enfrentarse a la población civil.

'En situaciones de transición o de protestas debe haber contención' y 'por eso llamo a quienes tienen autoridad a que actúen para prevenir los actos criminales o de venganza', señaló Pillay.