Publicado: 03.10.2015 17:20 |Actualizado: 03.10.2015 22:49

El jefe militar de EEUU pide disculpas y la ONU señala que si el bombardeo fue deliberado es un crimen de guerra

El hospital de MSF en Kunduz es el único centro sanitario con capacidad para traumatismos graves que funciona en el noreste de Afganistán. Ha tratado a casi 400 personas en los últimos días, marcados por la ofensiva talibán que permitió a los insurgentes hacerse con el control de la ciudad.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Estado en que ha quedado el hospital de MSF en Kunduz tras el bombardeo de la aviación norteamericana, con al menos nueve muertos. Foto: EFE/EPA/MSF

Estado en que ha quedado el hospital de MSF en Kunduz tras el bombardeo de la aviación norteamericana, con al menos nueve muertos. Foto: EFE/EPA/MSF

MADRID.- El jefe de la Misión Apoyo Decidido de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense John Campbell, ha pedido disculpas al presidente del país, Ashraf Ghani, por el bombardeo sobre el hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz (norte) y ha proporcionado detalles de lo ocurrido al presidente Ghani, según ha informado la Presidencia afgana en un comunicado.

El hospital fue objeto de un ataque aéreo estadounidense en torno a las 2.10 horas de esta madrugada a pesar de que desde MSF aseguran que habían enviado hace días las coordenadas GPS del hospital tanto a la OTAN como a las autoridades afganas.



"Los números continúan aumentando porque tenemos una imagen más clara de lo ocurrido tras este horrible bombardeo", explica MSF en un comunicado en el que denuncian que no tienen noticias de varios de sus trabajadores.

El hospital de MSF en Kunduz es el único centro sanitario con capacidad para traumatismos graves que funciona en el noreste de Afganistán. Ha tratado a casi 400 personas en los últimos días, marcados por la ofensiva talibán que permitió a los insurgentes hacerse con el control de la ciudad de Kunduz.

Estado en que ha quedado el hospital de MSF en Kunduz tras el bombardeo de la aviación norteamericana

Estado en que ha quedado el hospital de MSF en Kunduz tras el bombardeo de la aviación norteamericana, con al menos nueve muertos. Foto: EFE/EPA/MSF

Un portavoz de los talibán ha afirmado que ninguno de sus combatientes se encontraba dentro del hospital de MSF en Kunduz y que el ataque ha matado a varios médicos. MSF ha tratado en los últimos días a más de 300 personas que han resultado heridas tras los combates entre los talibán y las fuerzas afganas.

Desde MSF denuncian que el bombardeo continuó "durante 30 minutos después de que se informara a responsables militares de Kabul y Washington" y han pedido una respuesta "urgente" para comprender lo ocurrido.

"Los hospitales que acogen a pacientes y a personal médico no deben ser jamás objeto de ataques y el Derecho Internacional humanitario también prohíbe el uso de instalaciones médicas con fines militares", ha argumentado Haysom. Además, el jefe de la UNAMA ha aprovechado para felicitar a MSF por su trabajo. "Queremos trasladar nuestras condolencias, a ellos, a los pacientes, familiares y amigos", ha declarado.

ONU: "Si fue deliberado, puede ser crimen de guerra"

La ONU manifestó que si un tribunal estableciera que el ataque ocurrido hoy contra un hospital en la ciudad afgana de Kunduz fue deliberado constituiría un crimen de guerra
"La gravedad de este incidente se refuerza por el hecho de que, si fuera considerado como deliberado por una corte de justicia, el bombardeo de un hospital puede ser un crimen de guerra", dijo el responsable de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein. El alto comisionado señaló que este hecho es "trágico, inexcusable y posiblemente criminal".

"La aviación militar afgana e internacional tiene la obligación de respetar y proteger a los civiles en todo momento, y las instalaciones médicas y su personal son objeto de una protección especial", recalcó Zeid recordó que esta obligación se aplica a cualquier fuerza aérea involucrada, independientemente de la localización del ataque.

El propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy el ataque que sufrió un hospital en la localidad afgana de Kunduz y pidió una "investigación imparcial" de los hechos.

Ban, en una declaración difundida por su oficina de prensa, expresó su "firme condena" de este ataque, sin especificar responsabilidades.

"El secretario general recuerda que los hospitales y el personal médico están protegidos explícitamente por las leyes humanitarias", agrega la declaración.

La nota hace un llamamiento para "una investigación imparcial y rigurosa" del ataque a fin de garantizar que los responsables rindan cuentas por los hechos.

Ban resalta también dice que MSF ha estado operando el único hospital de Kunduz en medio de "condiciones extremadamente difíciles", y felicitó al personal de esa organización por su "valor y dedicación".

El Gobierno afgano ha admitido el ataque contra el centro médico, pero lo ha justificado señalando que allí se ocultaban miembros del grupo de los talibanes, que recientemente tomaron el control de Kunduz y que ahora afrontan una contraofesiva del ejército apoyado por Estados Unidos.

MSF ha indicado que había comunicado a las fuerzas progubernamentales la ubicación exacta de sus instalaciones y que, a pesar de que al comenzar el ataque les informó de los daños que estaban causando, éste continúo por más de media hora. El hospital era el único con servicios de traumatología y cirugía en toda la región y en el que trabajaban 80 miembros de MSF, que atendía a un centenar de pacientes en el momento del bombardeo.