Público
Público

Pakistán sufre la mayor catástrofe de su historia

Las inundaciones sumergen un 15% del país bajo las aguas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cifras de muertos en Pakistán crecen cada día y quedan pocas dudas de que se trata de la mayor catástrofes natural de la historia del país y una de las peores de toda Asia. Hay pocos precedentes de unas inundaciones de este calibre que, según Naciones Unidas, afectan ya a más de 14 millones de personas. Al menos 1.600 han perecido. La Oficina de Asistencia Humanitaria de la ONU (UNOCHA) afirma que se trata de una tragedia peor que el tsunami de 2004 o el terremoto de Haití del pasado 12 de enero.

Y el desastre aún no ha terminado. La masa de agua sigue bajando por los principales ríos del país mientras va arrasando parte del Sindh, al sur del país. Como declaraba hace un par de días el coordinador de UNOCHA en Pakistán, Martin Mogwanja, 'es probable que las cosas sigan empeorando antes de que empiecen a mejorar'. Mogwanja mostraba ayer su preocupación por el hecho de que la inundación siga su curso mientras las lluvias vuelven a afectar a las zonas del norte que parecían empezar a recuperarse. Según la organización, el 15% del país está inundado.

Las evacuaciones masivas en la provincia de Sindh han evitado que aumentara de golpe la cifra de víctimas mortales, pero están creando una enorme catástrofe humana. El diario Dawn hablaba ayer de escenas que recordaban la época de la partición de la India, en 1947, cuando millones de musulmanes e hindúes tuvieron que emigrar a uno u otro país. Las inundaciones obligaron a evacuar a los 400.000 habitantes de la ciudad Muzaffar-garh, en el centro de Pakistán. Unas 700.000 personas intentan alcanzar por carretera la cercana ciudad de Multán.

Se han anunciado hasta ahora ayudas por poco más de cien millones de dólares

Según los datos de UNOCHA, se han anunciado hasta ahora ayudas por poco más de cien millones de dólares, aunque sólo 33 ya han sido aportados. Y eso a pesar de los llamamientos hechos por las propias Naciones Unidas, cuyo enviado especial, Jean-Maurice Ripert, anunciaba que sólo para la fase de emergencia harán falta 'cientos de millones de dólares'.

Sin embargo, los llamamientos de la ONU y de Estados Unidos chocan, según muchos analistas, con la desconfianza de la comunidad internacional en la gestión de los fondos por parte de las autoridades paquistaníes. El presidente Asif Alí Zardari no regresó hasta ayer a su país, tras una gira por Europa que no interrumpió pese a la catástrofe que padecen sus compatriotas.