Publicado: 24.09.2015 18:26 |Actualizado: 24.09.2015 21:31

El Papa pide "abolición mundial de la pena de muerte" en su viaje a EEUU

El pontífice apela de nuevo a la responsabilidad que tienen países como Estados Unidos con los inmigrantes: "No podemos cometer los pecados y los errores del pasado".

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:
El Papa en el Capitolio flanEl Papa en el Capitolio flanqueado por el vicepresidente Biden y el portavoz de la cámara / John Boehner AFPqueado por el vicepresidente Biden y el portavoz de la cámara, John Boehner AFP

El Papa en el Capitolio flanqueado por el vicepresidente Biden y el portavoz de la cámara / John Boehner AFP

WASHINGTON.- El Papa Francisco abogó este jueves en el Congreso de Estados Unidos por la "abolición mundial de la pena de muerte", porque "una pena justa y necesaria nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación".

"Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada, cada persona humana está dotada de una dignidad inalienable y la sociedad sólo puede beneficiarse en la rehabilitación de aquellos que han cometido algún delito", añadió.



El pontífice, el primer Papa que interviene ante el Congreso estadounidense, recordó en el contexto de su petición para acabar en el mundo con la pena capital que "el parámetro que usemos para los demás será el parámetro que el tiempo usará con nosotros".

"La regla de oro nos recuerda la responsabilidad que tenemos de custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo", agregó Jorge Mario Bergoglio en relación con la pena de muerte, que sigue vigente en Estados Unidos.

El Papa pronunció un discurso en el que utilizó como referencias cuatro personalidades de la historia estadounidense, el expresidente Abraham Lincoln, el Premio Nobel de la paz Martin Luther King, la fundadora del Movimiento de Trabajadores Católicos, Dorothy Day, y el monje cisterciense Thomas Merton.

"No podemos cometer los pecados y los errores del pasado"

En cuanto a los inmigrantes cuyos derechos "no siempre fueron respetados", el Papa Francisco pidió "no dar nunca la espalda a los vecinos". "Les hablo como hijo de inmigrantes", recordó el pontífice, quien aludió a los extranjeros que en tiempos pasados, "bastantes convulsos y sangrientos", llegaron a lo que hoy es Estados Unidos, pero afirmó: "es difícil enjuiciar el pasado con los criterios del presente".

"Cuando el extranjero nos interpela, no podemos cometer los pecados y los errores del pasado. Debemos elegir la posibilidad de vivir ahora en el mundo más noble y justo posible", agregó. Y eso se debe hacer, según el Papa, "mientras formamos las nuevas generaciones, con una educación que no puede dar nunca la espalda a los 'vecinos', a todo lo que nos rodea".

"Construir una nación nos lleva a pensarnos siempre en relación con otros, saliendo de la lógica de enemigo para pasar a la lógica de la recíproca subsidiariedad, dando lo mejor de nosotros. Confío que lo haremos", dijo Francisco en su defensa de la acogida a los inmigrantes.

"Nosotros, pertenecientes a este continente, no nos asustamos de los extranjeros, porque muchos de nosotros hace tiempo fuimos extranjeros", recordó Jorge Mario Bergoglio al aludir al pasado común que comparte con muchos de los congresistas ante los que pronunció su discurso.

Además recordó que "nuestro mundo afronta una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la II Guerra Mundial. Lo que representa grandes desafíos y decisiones difíciles de tomar". "A lo que se suma, en este continente -dijo Bergoglio- las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades".