Publicado: 24.09.2015 17:05 |Actualizado: 25.09.2015 07:35

El peregrinaje a la Meca, uno de los ritos religiosos más mortíferos 

Solo este jueves, la avalancha de peregrinos a las afueras de la ciudad saudí provocó la muerte a más de 700 personas y 805 resultaron heridas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Peregrinos reciben atención médica tras una avalancha de gente en La Meca en Arabia Saudí. EFE/Ahmed Yosri

Peregrinos reciben atención médica tras una avalancha de gente en La Meca en Arabia Saudí. EFE/Ahmed Yosri

RIAD.- El peregrinaje a la Meca es uno de los ritos religiosos más mortíferos. Solo este jueves, más de 700 personas han muerto y unas 800 resultado heridas en una avalancha de peregrinos a las afueras de la ciudad saudí, dando lugar a la peor tragedia de estas características ocurrida en la ciudad santa del islam desde 2006. Otro ejemplo es como hace solo trece días, 107 fieles murieron y 238 resultaron heridos al caer una grúa en el interior de la Gran Mezquita de La Meca durante otro acto.

La mayoría de las tragedias sufridas se producen por la concentración de grandes aglomeraciones humanas. La peregrinación es uno de los cinco pilares del islam, junto a la profesión de fe, el ayuno en el mes de ramadán, el pago de limosna, y el rezo.



A partir del tercer día de la peregrinación, los alrededor de tres millones de fieles que participan en ella, empiezan a dirigirse a la zona de Mina, 10 kilómetros al este de La Meca, para lanzar guijarros contra tres columnas que representan las tentaciones del Demonio.

La avalancha más trágica ocurrida en los últimos veinticinco años no sólo en La Meca, sino en el mundo, se produjo el 3 de julio de 1990, cuando 1.426 personas murieron por asfixia y aplastamiento en el interior del túnel que une La Meca con Mina.

Según explicó entonces el Ministerio del Interior saudí, en el puente que conduce al túnel se aglomeraron 50.000 peregrinos, cinco veces el doble de su capacidad. Un fallo en el aire acondicionado ocasionó los primeros desmayos por asfixia y la consiguiente estampida.

Desde entonces, el número de avalanchas que más víctimas causan durante las peregrinaciones a La Meca no ha parado de crecer.

Así, el 27 mayo de 1994 murieron 270 peregrinos, en su mayoría surasiáticos y magrebíes, en una estampida humana en el monte de Mina. Según fuentes saudíes, otras 559 personas fallecieron por otros motivos, como las insolaciones y problemas de salud.

El  9 abril de 1998 fallecieron 118 peregrinos en una estampida ocurrida en el último día de la peregrinación ritual musulmana del "Hach" en La Meca. Y el 5 marzo de 2001 otras 35 personas murieron en una avalancha durante el rito de la "Lapidación del Diablo", que pone fin a la peregrinación anual. Dos años después, el 11 febrero 2003, la celebración se llevó la vida de 14 peregrinos en otra avalancha durante esta misma fiesta. Y el 1 febrero de 2004 al menos 251 peregrinos, la mayoría ancianos y niños, fueron aplastados.

El 12 enero de 2006 murieron 363 peregrinos y 289 resultaron heridos en una estampida en un puente de La Meca. O, por ejemplo, el 24 septiembre de 2015, 453 personas perdieron la vida y 719 resultaron heridas en una estampida en Mina.

Además de estas trágicas avalanchas, La Meca ha sido escenario de otros sucesos que han causado un elevado número de víctimas entre quienes peregrinaban a esta ciudad santa.

En diciembre de 1975 al menos 200 peregrinos murieron en un gran incendio en un campamento. Otros 343 perdieron la vida el 15 de abril de 1997 a causa de otro fuego, también en un campamento.

El 31 de julio de 1987, murieron 402 personas en un enfrentamiento entre fieles chiíes iraníes que participaban en la peregrinación y las fuerzas de seguridad. Y el 5 enero de 2006 al menos 76 personas perecieron al derrumbarse un hotel de siete plantas.