Publicado: 05.11.2016 13:19 |Actualizado: 07.11.2016 13:47

¿Qué peso tiene el voto hispano en las Presidenciales de Estados Unidos?

Ningún candidato a la Casa Blanca podrá ganar la Presidencia sin convencer a la población hispana; circunstancia que se acentuará en el futuro, ya que se calcula que cada año 800.000 hispanos cumplen los 18 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cartel que indica donde votar. "Vote here", vote aquí. / REUTERS

Cartel que indica donde votar. "Vote here", vote aquí. / REUTERS

MADRID.- A escasos días de las próximas elecciones Presidenciales en Estados Unidos en las que la candidata demócrata Hillary Clinton y el candidato republicano Donald Trump se disputarán la Casa Blanca, cabe destacar la importancia de la población hispana que vive en el gigante norteamericano y que es notablemente superior a la de cualquier otra comunidad y, por tanto, decisiva de cara al resultado del próximo martes día 8.

Así lo destaca el presidente de The Hispanic Council y sociodirector general de MAS Consulting Group y vicepresidente de la European Association of Political Consultants (EAPC), Daniel Ureña, en un reportaje titulado 'El español en las campañas presidenciales de Estados Unidos', publicado en el último número de la revista 'Tribuna Norteamericana'.

Hace exactamente diez años que en EEUU se congregaron millones de personas para protestar contra las reformas legislativas en materia de inmigración, entre las que destacaban el aumento de penas para la inmigración indocumentada, además de la criminalización de cualquier persona que ayudase a los extranjeros a entrar o permanecer en el país.



Bajo el lema 'Today we march, tomorrow we vote', las protestas buscaban también la legalización de aquellos que ingresaron de manera irregular en el territorio norteamericano. De esta forma, estas movilizaciones marcaron un punto de inflexión y redefinieron el papel de los inmigrantes como actores políticos en una sociedad donde son la minoría más numerosa de entre las que habitan en el país. Según los lingüistas, existen tres factores fundamentales que determinan la potencia económica de un idioma frente a los otros: la demografía, la renta per cápita y el carácter internacional de dicha lengua. Por un lado, es más que reseñable la importancia de la comunidad hispanohablante en el territorio, ya que nueve de cada diez de sus hablantes viven al otro lado del Océano Atlántico.

Asimismo, en EEUU viven unos 55 millones de personas de origen hispano, esto es, un 17,5 por ciento de la población total. En continuación a este factor demográfico, destaca el de la renta per cápita, ya que el peso y potencialidad de un idioma se relaciona estrechamente con los índices macroeconómicos de los países que lo tienen dentro de su cartera de lenguas oficiales. En el año 2006, el poder adquisitivo de la comunidad hispana en Estados Unidos se estimaba alrededor de los 798.000 millones de dólares, de manera que la predicción más acertada sitúa este valor en 1,8 trillones de dólares para el próximo año 2017.

Candidata demócrata, Hillary Clinton durante su campaña en Cleveland. / REUTERS

Candidata demócrata, Hillary Clinton durante su campaña en Cleveland. / REUTERS

Impulso internacional del Español

Quizás, de entre todos los aspectos determinantes de la potencia económica de un idioma frente a los otros es su proyección tanto a nivel nacional como internacional. Para ello, es necesario remontarse al año 1920, cuando el español fue incluido como lengua oficial de la Sociedad de Naciones, la actual Organización de las Naciones Unidas (ONU). En la actualidad, es la cuarta o quinta lengua de la Unión Europea y la tercera de dicha organización, pero ¿cuál es su poder dentro de Estados Unidos?. En este sentido, cabe apuntar a la llegada del actual presidente del país, Barack Obama, al poder en el año 2009. Durante su campaña presidencial, el apoyo a la comunidad hispanohablante tuvo especial relevancia y, más en adelante, en el marco de la crisis de los refugiados hizo una referencia a la misma durante la ceremonia de naturalización celebrada en los Archivos Nacionales en Washington D.C.: "Somos hijos nacidos de inmigrantes, la inmigración es el origen de nuestra historia", indicó. 

Tras ocho años el gabinete presidencial ha sido incapaz de sacar adelante la reforma migratoria  

Sin embargo, tras ocho años de dicha campaña política que apostaba por el cambio y la normalización de la migración, el gabinete presidencial ha sido incapaz de sacar adelante la reforma migratoria y, en cierta forma, ha decepcionado a la comunidad hispana debido a esta mala gestión.   Es así como, a pesar de la gran influencia de este conjunto, existen diferentes problemáticas en torno a la ejecución del derecho al voto. Se calcula que en estas elecciones podrán votar 27,3 millones de personas de origen hispano. Sin embargo, no todas ellas lo harán. Como orientación para estimar cuántos hispanos acudirán a las urnas el próximo día 8, basta recordar que en los pasados comicios presidenciales donde salió reelegido Obama, sólo votó el 48 por ciento de los 24 millones de hispanos que por aquel entonces tenían derecho a hacerlo.  

Donald Trump, candidato republicano a la Presidencia de EEUU, durante la campaña en Hershey. / REUTERS

Donald Trump, candidato republicano a la Presidencia de EEUU, durante la campaña en Hershey. / REUTERS

De esta forma, Ureña hace referencia en su reportaje a un "gigante dormido" que debería actuar en los próximos comicios, pues supone un enorme porcentaje frente a otras comunidades. Sin embargo, si hay algo que caracteriza a este conjunto es su juventud, un perfil que no es propenso a participar en los procesos electorales pese a poder hacerlo.   Además, los ingresos de los hispanohablantes también influyen en esta circunstancia ya que muchos de ellos tienen pocos recursos económicos o se dedican a trabajos de menor cualificación, características que, según los sociólogos, influyen a la hora de tener una participación políticamente menos activa. Por el momento, muchas de estas personas residen en los estados o distritos menos competitivos del país. No obstante, ningún candidato a la Casa Blanca podrá ganar la Presidencia sin convencer a la población hispana; circunstancia que se acentuará en el futuro, ya que se calcula que cada año 800.000 hispanos cumplen los 18 años o, lo que es lo mismo, habrá 65.000 nuevos votantes cada mes durante los próximos 21 años.

Estrategias electorales

La esposa de John F.Kennedy, Jackie Kennedy, grabó durante la campaña presidencial de su marido, allá por los años 60, un anuncio realizado íntegramente en español en el que llamaba a la comunidad hispanohablante a apoyar al candidato demócrata.   En esa misma línea y desde principios de siglo, el español ha sido un recurso esencial en las campañas de ambos partidos. Así, se estableció como un elemento estratégico cuando se celebró el primer debate íntegro en español entre los demócratas y candidatos a la gobernación de Texas Dan Morales y Tony Sánchez. En junio de 2013, el segundo de Hillary Clinton, Tim Kaine, dio un discurso en español en referencia a la ley de inmigración ya que, en palabras del propio senador, "merecía ser explicada en el idioma que hablan más de 40 millones de americanos".   A partir de este momento, los actores políticos estadounidenses han hecho uso de esta lengua en sus diferentes perfiles de las redes sociales e, incluso, han creado versiones en español de sus páginas web oficiales. Una de las últimas en sumarse a esta tendencia fue la candidata demócrata, Hillary Clinton.   

Para realizar un guiño a los votantes hispanos
, el pasado 22 de diciembre de 2015 se publicó un artículo llamado 'Siete cosas que Hillary tiene en común con tu abuela', un escrito donde se hacía referencia a sus relaciones con dicha comunidad a través de una foto con el cantante puertorriqueño Marc Anthony. Ante dicha campaña, las redes sociales reaccionaron con rechazo a Clinton a través de una etiqueta memorable #NotMyAbuela, acusando a la candidata de "Hispandering", un término con el que se define al intento por parte de los políticos anglosajones de atraer votantes de origen latino al usar palabras en español durante sus discursos de campaña.