Público
Público

La Policía carga contra indignados en California

Violento desalojo en Oakland de una acampada de Occupy Wall Street

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hasta ahora, pese a las detenciones en un par de ocasiones masivas, no había habido episodios de violencia entre los indignados y la Policía. Todo cambió en Oakland (California) el martes por la noche, cuando docenas de agentes se enfrentaron a cientos de manifestantes solidarios con Occupy Wall Street que intentaban mantener un campamento parecido al de Manhattan. Los policías usaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Los okupas llevaban ya dos semanas frente al Ayuntamiento cuando la Policía intentó desmantelar el campamento de la plaza Frank Ogawa,donde protestaban contra la desigualdad económica en la ciudad situada al otro lado de la bahía de San Francisco. Al cargar la Policía había en la plaza unas 350 personas, que no se dieron por vencidas y se resistieron durante varias horas, hasta que intervinieron los antidisturbios y detuvieron a un centenar de personas.

Los agentes utilizan gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes

La alcaldesa de Oakland, Jean Quan, intentó minimizar los sucesos. 'A lo largo de la semana se hizo evidente que la ciudad no podía mantener las condiciones sanitarias [de la plaza] ni evitar los actos de vandalismo'.

Algo parecido hubiera podido ocurrir hace unas semanas en Nueva York, cuando los propietarios del parque Zuccotti, cuartel general de los indignados, amenazaron con desalojar la plaza para poder limpiarla, aunque renunciaron en el último momento. La amenaza sigue pendiente y el alcalde, Michael Bloomberg, ha amenazado con aplicar mano dura con los okupas. Pero no ha hecho nada por temor a crear otro movimiento de solidaridad entre los neoyoquirnos como el que ya le hizo dar marcha atrás.

El pasado fin de semana, 130 personas de Occupy Chicago, fueron detenidas en el parque Grant, donde Barack Obama celebró su victoria en las presidenciales de 2008. Otros 15 indignados fueron arrestados en Filadelfia.

El campamento de Nueva York se ha consolidado pese a la amenaza del alcalde

Occupy Wall Street sigue contando con el apoyo de muchos estadounidenses y hasta Obama dijo entender su 'frustración'. Ayer, nuevas estadísticas revelaron que los ingresos del 1% más rico, contra el que protestan los indignados, han aumentado un 275% en las tres últimas décadas, comparados con el incremento del 62% para el resto de la población, según un estudio de la Oficina del Presupuesto.

Pero lo cierto es que, con el tiempo, el movimiento ya no ocupa las portadas de los diarios. En Nueva York, una cierta rutina se ha instalado en el parque Zuccotti. Unas cien personas duermen todas las noches a la intemperie. Durante el día, reciben apoyo y visitas de ciudadanos y simpatizantes. Esta semana ampliaron sus actividades a Brooklyn y al sindicato de profesores.

Las relaciones con la Policía también se han normalizado en una tensa convivencia. Dentro del cuerpo, algunos agentes han creado un 'OccupyPolice', aunque no parecen haberse granjeado el entusiasmo de sus colegas.