Publicado: 08.01.2014 13:34 |Actualizado: 08.01.2014 13:34

La Policía de EEUU mata con un 'taser' a un joven esquizofrénico delante de sus padres

"Llamamos para pedir ayuda y mataron a mi hijo a sangre fría" dicen los padres de Keith Vidal, de 18 años. Recurrieron a los agentes preocupados por un brote psicótico que estaba padeciendo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un agente de la Policía en Carolina de Norte (EEUU) mató con una pistola eléctrica a un joven de 18 años que padecía de esquizofrenia y sufría de depresión en su propia casa, ante la mirada de sus padres. Éstos habían llamado a la Policía pidiendo ayuda después de a que su hijo le diera un brote, a lo que los agentes respondieron entrando en la vivienda, inmovilizándolo en el suelo y, ya esposado, descargando el taser contra su pecho.

Los padres de Keith Vidal quedaron en estado de shock después de que su hijo de 18 años de edad muriera de esa forma en su propia casa.  La familia llamó a la Policía porque estaban preocupados por su hijo, que padecía de esquizofrenia y sufría de depresión. Vidal, armado con un pequeño destornillador, al parecer, estaba teniendo un episodio psicótico. Marcos Wilsey, el padre del joven, llamó a las autoridades para solicitar ayuda debido a la situación.

Un oficial de la Oficina del Sheriff del condado de Brunswick y otro del Departamento de Policía de la localidad de Boiling Spring Lakes, en Carolina del Norte, acudieron a la casa poco después de efectuarse la llamada. Finalmente, un tercer oficial del departamento de policía de la vecina localidad de Southport entró en la vivienda y usó un taser (arma paralizante de electrochoque) contra Vidal.

El agente le disparó con el 'taser' diciendo: "Nosotros no tenemos tiempo para esto"

Según Wilsey, su hijo estaba inmovilizado en el suelo por los otros dos agentes cuando el tercero le disparo con el taser diciendo: "Nosotros no tenemos tiempo para esto". La descarga eléctrica en el pecho resultó fatal para Vidal, quien acababa de cumplir 18 años y no pesaba más de 40 kilos.

Según ha reportado el canal TWC News, el joven no podría haber causado ningún daño a nadie con el destornillador, y no tenía antecedentes por violencia, de acuerdo con familiares y amigos. "No había ninguna razón para dispararle a este chico", dijo Wilsey en un comunicado. "Mataron a mi hijo a sangre fría. Llamamos para pedir ayuda y mataron a mi hijo", ha indicado.

Después del incidente en que murió su hijo, la madre de Vidal sufrió una crisis nerviosa y tuvo que recibir atención médica. La Oficina del Sheriff del condado de Brunswick aún no se ha pronunciado oficialmente al respecto, sin embargo, tanto la Fiscalía del distrito como la estatal están investigando el caso.