Público
Público

La policía sospecha que Breivik pudo filmar la matanza de Utoya

Algunos supervivientes del tiroteo en la isla noruega aseguran que el autor de los disparos que acabaron con la vida de 69 personas grabó los hechos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios supervivientes de la matanza de Utoya han asegurado que el ultraderechista Anders Behring Breivik pudo haber filmado el tiroteo en la isla noruega. La policía del país se afana en buscar la cámara que utilizó el autor del  del doble atentado de Oslo y del tiroteo en el campamento de las juventudes socialdemócratas en la que murieron 69 personas, en su mayoría adolescentes participantes en la acampada.

Según el diario alemán Süddeutsche Zeitung, la policía sigue buscando ese material y otras posibles pistas en la isla, que permanece precintada semanas después del doble atentado, perpetrado por Breivik el 22 de julio.

En los ataques murieron 77 personas, ocho de ellas por la explosión de un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo y las 69 restantes en el posterior tiroteo de la isla, a 40 kilómetros de la capital.

Los supervivientes de Utoya han asegurado que el autor de los hechos filmó la matanza

La policía noruega admitió ayer haber cometido un error tras recibir la primera llamada de auxilio desde la isla, ya que eligieron un trayecto más largo de lo necesario, según informaciones del canal público noruego NRK.

Breivik se entregó tras más de una hora de intenso tiroteo y mientras los centenares de adolescentes que participaban en la tradicional acampada socialdemócratas huían despavoridos y enviaban mensajes de socorro desde sus teléfonos móviles a sus familiares o a la policía.

Según han reconstruido estos días medios noruegos, el propio Breivik llamó a la policía para entregarse, presentándose como 'comandante' de un 'movimiento de resistencia anticomunista contra la islamización'.

El autor del doble atentado permanece aislado desde su detención, vigilado 24 horas al día para evitar que intente suicidarse y entre fuertes medidas de seguridad para evitar que sea atacado por otros prisioneros.