Público
Público

La prensa española, ajena a que serán los venezolanos quienes decidirán su futuro

Las primeras páginas de los diarios ponen en duda la legalidad del proceso que sigue a la muerte de Hugo Chávez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Nunca hubo una Constitución con tantas interpretaciones como la venezolana. Primero, y tras la mediación del Tribunal Supremo, permitieron que un Hugo Chávez hospitalizado gobernase sin tomar posesión del cargo; y ahora se pretende que el vicepresidente, Nicolás Maduro, tome las riendas del país al margen de la Constitución'. Así arranca la crónica del día después de la muerte de Hugo Chávez el diario La Razón, que titula en portada 'Maduro da el golpe del luto'.

Es una de las numerosas muestras de cómo la muerte del presidente venezolano ha sembrado las dudas en ciertos medios españoles sobre la legalidad del proceso que emprende el país latinoamericano en vista de unas elecciones que deben convocarse en menos de 30 días. Titulares como 'El velatorio de Chávez, primer acto de la campaña electoral' (El Mundo), 'Maduro toma el poder para tratar de blindar el futuro del chavismo' (El País) o 'Maduro y el castrismo apartan al presidente del Parlamento para hacerse con el control de Venezuela' (ABC), se basan en el argumento, prácticamente generalizado en las portadas españolas, de que la Constitución venezolana dice que en el caso de falta absoluta del mandatario, el Gobierno del país debe ser asumido de manera temporal por el presidente de la Asamblea Nacional.

Aun así, todos los periódicos recuerdan que el Tribunal Supremo de Justicia estableció que se podía esperar todo el tiempo necesario para que Chávez se restableciera y prestara juramento y que, mientras tanto, bajo el principio de la continuidad administrativa, el Gobierno anterior seguiría en funciones, señala El País.  

La prensa, sin embargo, ignora que serán los ciudadanos de Venezuela quienes elijan su futuro: 'Maduro puede pasar a ser el presidente interino en lugar de Cabello. Eso sí, Maduro también tiene que convocar elecciones en 30 días, por lo que será el presidente y el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela', dice La Razón. A las antípodas del diario dirigido por Francisco Marhuenda, El País coincide en esta tesis y acusa al régimen venezolano de 'maniobrar para entregar todo el poder al vicepresidente': 'Maduro quedaría así en la posición privilegiada que Chávez disfrutó en sus últimas campañas electorales: la de candidato-presidente, con todos los recursos del Estado a su disposición', dice la crónica de este jueves.

El 'blindaje del futuro del chavismo', que El País ve detrás de la asunción del mando por parte de Maduro, es entendido por El Mundo como 'el primer acto de la campaña electoral'. 'La intención del chavismo es que el duelo por el comandante se prolongue 30 días hasta las elecciones presidenciales. En la primera jornada de duelo, el oficialismo dejó claro que la campaña electoral ya ha comenzado', reza su información.

ABC también apuesta por la teoría de que 'Maduro aparta al presidente del Parlamento para hacerse con el control de Venezuela'. Este diario pone de manifiesto la confusión sobre el poder de Maduro recordando que 'el diputado chavista y expresidente de la Asamblea, Fernando Soto Rojas, había indicado que sería Cabello quien debía asumir el poder interino'.