Público
Público

El presidente marfileño electo pide una intervención internacional

El bando de Ouattara considera necesario el uso de la fuerza para desalojar del poder a Laurent Gbagbo, que se resiste a reconocer su derrota en las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una intervención militar internacional. Es la única manera que el bando del presidente electo de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, para desalojar del poder a Laurent Gbagbo, que se resiste a reconocer su derrota en las elecciones.

'Tras toda la presión internacional y las sanciones que no han tenido efecto en Gbagbo, es evidente que sólo queda una solución, la fuerza', declaró Guillaume Soro, primer ministro nombrado por Ouattara, a la televisión francesa 'i-Télé'.

En declaraciones por teléfono desde Abiyán, Soro hizo un llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU, a la Unión Europea (UE), a la Unión Africana (UA) y a la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO) a que se planteen el uso de la fuerza y reconoció que 'la situación de seguridad del país es muy preocupante'.

El Banco Mundial ha congelado de la ayuda a Costa de Marfil

Gbagbo, que preside el país desde el año 2000, se niega a reconocer la derrota en las presidenciales del pasado día 28 , pese a que los organismos internacionales de supervisión de los comicios dieron la victoria a Ouattara con más del 54% de los votos.

En otra cadena de televisión, BFM, Soro afirmó que 'todos los ingredientes de una guerra civil están reunidos'. 'Estamos ante una locura asesina', agregó el político, quien no descartó que Gbagbo, 'acosado' por la comunidad internacional, 'sea cada vez más violento y siga una vía suicida'.

La presión sobre el presidente saliente se acrecienta y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, anunció hoy la congelación de la ayuda a Costa de Marfil. Algunos países europeos, como Francia, ex potencia colonial, y Alemania, han pedido a sus ciudadanos que abandonen el país.