Público
Público

El presidente Wade aspira al poder vitalicio en Senegal

Tras 26 años en la oposición y sediento de poder, Wade inició su primer mandato (2000-2007) antes de que la nueva Constitución viera la luz, en 2001.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A sus 85 años, y azotado por denuncias de corrupción, nepotismo, enriquecimientopersonal y ataques a la libertad de expresión, el presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, ha logrado su objetivo de concurrir a un tercer mandato el 26 de febrero. La decisión estaba en manos de los sabios del Consejo Constitucional, máxima instancia judicial del país, que se pronunciaron el viernes por la noche y decidieron que la candidatura de Wade no vulneraba el artículo 27 de la Constitución, que él mismo aprobó en 2001 y que prohibe a los presidentes encadenar más de dos legislaturas en el cargo.

Tras 26 años en la oposición y sediento de poder, Wade inició su primer mandato (2000-2007) antes de que la nueva Constitución viera la luz, en 2001. Este es el argumento al que se ha aferrado para tener una tercera oportunidad, apelando a una supuesta irretroactividad de la norma.

Un policía ha muerto en las violentas protestas en Dakar

El anuncio del visto bueno a la candidatura de Wade fue recibido con indignación por la oposición, un rechazo que derivó en violencia cuando la Policía trató de dispersar con gases lacrimógenos la protesta contra el presidente convocada por el opositor Movimiento 23 de junio (23-J) en la emblématica Plaza del Obelisco de Dakar.

Los altercados pronto se extendieron a los barrios de la capital y a ciudades como Thiés, Kaolack, Mbour, Lou-ga y Matam. En los enfrentamientos, un policía resultó muerto. Ayer, las autoridades detuvieron al coordinador del Movimiento 23 de Junio, el activista pro derechos humanos Alioune Tine, para interro-garlo sobre esa muerte.

El plan inicial de Wade para perpetuarse en el poder no era el que finalmente ha prosperado. En junio de 2011, el presidente trató de modificar la Constitución para suprimir el polémico artículo 27. Parte de la población, muchos de ellos jóvenes desempleados, se echó entonces a las calles. Las protestas espoleadas por los casos de corrupción y los continuos cortes en el suministro eléctrico desencadenaron unos violentos enfrentamientos con la Policía, sin precedentes en Dakar. Wade reculó y se vio forzado a dejar su consulta en manos de la Justicia.

El consejo de sabios' invalida la candidatura de Yossou N'Dour

Senegal, de 12,5 millones de habitantes, ocupa el puesto 112, sobre 183 países, en percepción de corrupción, según el informe 2011 de Transparency International.

Quien estaba llamado a ser la principal alternativa a Wade era el cantante más popular de Senegal, Youssou N'Dour. Sin embargo, el Consejo Constitucional invalidó el viernes su candidatura, so pretexto de que no había presentado una lista de 10.000 firmas que le avalaran, como exige la ley. Una decisión que podría tener que ver con el hecho de que, para la mayoría de los analistas, N'Dour era el único candidato capaz de movilizar y unir a los votantes desencantados con Wade.

El presidente trató en 2011 de cambiar la Constitución para optar a la reelección

Una de sus promesas electorales era la de reducir de forma drástica el despilfarro del Estado al financiar sectores clave como la agricultura, la sanidad o la educación. Además, en sus apariciones públicas puso el énfasis en 'luchar eficazmente contra la corrupción, favorecer el buen gobierno y garantizar los derechos humanos'.

N'Dour, de 52 años y conocido como el Rey del Mbalax (estilo musical de Senegal y Gambia), ha anunciado que piensa seguir dando batalla: 'Nunca permitiremos a Abdoulaye Wade que tome parte en las elecciones', afirmó ayer de madrugada en su propio canal de televisión, TFM.

'La decisión de mantenerme fuera no tiene nada que ver con la ley. Es una decisión política y responderemos con una decisión política', añadió, según Reuters.

Wade no ha perdido ocasión para atacar a su rival, pero la hemeroteca también ha sacado los colores a N'Dour en alguna ocasión. En 2007, cuando empezaron los rumores sobre su salto a la carre-ra política, concedió una entrevista a The Guardian. Y fue tajante: 'No quiero ser un político. Si desempeñas un rol político, tienes que dejar de ser un artista'.