Publicado: 01.05.2014 09:41 |Actualizado: 01.05.2014 09:41

El primer ministro saharaui desconcierta y califica de "positivo" el brindis al sol de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desconcierto. Esa es la palabra que mejor define la sensación que dejó este miércoles el primer ministro de la República Árabe Saharaui Democrática, Abdelkader Jaleb Omar, tras valorar positivamente la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, emitida el martes, que por enésima vez vuelve a evitar que la misión desplegada por las Naciones Unidas en los territorios ocupados por Marruecos en el Sahara Occidental (Minurso) pueda garantizar el cumplimiento de los derechos humanos de la población saharaui.

Jaleb Omar, contra todo pronóstico, prefirió centrarse en los aspectos positivos que, a su juicio, contiene la resolución de la ONU."Esperábamos que la resolución ampliara la misión de la Minurso a la vigilancia de los Derechos Humanos, como todas las misiones. Pero esto no supone que el mensaje sea negativo. Es positivo y nos anima a seguir trabajando porque recoge aspectos que consideramos oportunos", destacó este miércoles el primer ministro saharaui en una rueda de prensa improvisada en el marco del Festival Internacional de Cine del Sáhara en los campamentos de refugiados de Tindurf (Argelia).

No deja de ser un brindis al sol porque no establece obligaciones ni a Marruecos ni a la ONU

La razón del optimismo de Jaleb Omar, según explicó, se basa en que a pesar de que la resolución del Consejo de Seguridad no obliga a Marruecos a respetar los derechos humanos de la población saharaui en los territorios ocupados, sí que alienta a las partes concernidas a trabajar con la comunidad internacional para preparar y aplicar "medidas creíbles e independientes" para asegurar el pleno respeto de los derechos humanos.

No obstante, esta parte de la resolución no deja de ser un brindis al sol porque no obliga en nada ni a Marruecos ni a la ONU."La parte marroquí ha reaccionado de forma negativa y con nerviosismo y eso demuestra que los puntos que se recogen no son del agrado de Marruecos. Es el segundo año consecutivo que Marruecos entra en estado de pánico y temor tras una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU", ha señalado el primer ministro, que considera que Marruecos se encuentra ante la "espada de Damocles", por la necesidad de respetar los derechos humanos de la población saharaui.

Abdelkader Jaleb Omar también ha considerado que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU da comienzo a una nueva etapa en el Sáhara Occidental. Las razones del primer ministro para sostener esta opinión se basan en la inclusión en el texto final de una recomendación que permitiría el viaje mensual a los territorios ocupados de organismos internacionales independientes, para supervisar el cumplimiento de los derechos humanos y el reconocimiento por parte del Consejo de Seguridad de que la situación no puede continuar como hasta ahora, con más de 200.000 saharauis viviendo en campos de refugiados en mitad del desierto.

"El pueblo saharaui y su Gobierno comparten con la ONU que la situación no puede continuar así. Nos encontramos ante el fin de una etapa y estamos preparándonos para una nueva etapa. La resolución limita la posibilidad deseada por Marruecos de seguir de esta forma. Nunca le habían puesto un término de finalización a esta etapa y en este sentido sí que se recoge el final de ésta", ha asegurado el primer ministro.

El primer ministro también aprovechó la oportunidad para criticar a Francia, principal aliado de Marruecos, por su resistencia a extender las competencias de la Minurso a la supervisión del cumplimiento de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. "Francia sigue pretendiendo impedir cualquier posición sobre Marruecos. Continúa en la eterna contradicción entre lo que defiende y su postura frente a Marruecos. Defiende los derechos humanos en muchas partes del mundo, incluso pide la intervención militar [en referencia a Libia] y en el Sáhara Occidental se opone a la posibilidad de vigilar su cumplimiento", ha criticado.

Por último, el primer ministro también ha reconocido que, a pesar de lo positivo de la resolución, el hecho de no "avanzar en una solución" está conllevando una radicalización de la juventud saharaui que quiere, y necesita, una solución tras casi 38 años en el desierto. "Los saharauis están apostado por la vía pacífica y esperan que la comunidad internacional tenga en cuestión esta postura", ha concluido Abdelkader Jaleb Omar.