Publicado: 23.08.2015 16:37 |Actualizado: 23.08.2015 17:38

Las negociaciones para formar Gobierno en Grecia se estancan

Los medios han hecho un llamamiento a que un líder provisional implemente más austeridad y políticas de reformas. Según la Constitución de Grecia, los tres mayores partidos tienen tres días para formar un nuevo Gobierno.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Greek Presidential guards take part in a ceremonial change of guards at the Monument of the Unknown Soldier in front of the Parliament building in Athens.- REUTERS.

Parlamento de Atenas.- REUTERS.

ATENAS.- Los líderes de la oposición griega se tomaban con calma el domingo la búsqueda de una nueva coalición, haciendo caso omiso a los llamamientos dentro y fuera del país a un movimiento rápido hacia unas elecciones de modo que la nación pueda gestionar su crisis económica humanitaria.

No había previstas reuniones cara a cara para la jornada, aunque el líder conservador, Evangelos Meimarakis, planeaba llamar al líder del partido comunista KKE - un previsible ejercicio de futilidad incluso si se producía la llamada.



El lento avance en las negociaciones para una nueva coalición desde que el primer ministro Alexis Tsipras dimitiese el jueves - tras sólo siete meses en el cargo - ha llevado a llamamientos desde los medios a que un líder provisional implemente más austeridad y políticas de reformas que son esenciales para asegurar que Grecia siga recibiendo un dinero vital dentro de su nuevo rescate.

Sin utilizar nombres, Tsipras denunció la táctica de Meimarakis y del izquierdista radical Panagiotis Lafazanis - el hombre que encabezó una rebelión parlamentaria contra el partido de Tsipras por el rescate de 86.000 millones de euros.

"No se molesten con trucos para retrasar las elecciones. No irán a ninguna parte y la gente lo sabe", dijo el sábado Tsipras a miembros del Gobierno y su partido, Syriza.

Tsipras sigue siendo favorito para formar Gobierno, pero sea quien sea el que lidere Grecia, se enfrentará a los mismos problemas. El país evitó por poco el derrumbe financiero y su posible salida de la zona euro cuando Tsipras capituló ante las demandas de la zona euro y el FMI para asegurarse un acuerdo de rescate.

Aunque el dinero ha comenzado a llegar, podría detenerse si los acreedores creen que Atenas no se atiene a sus promesas en una revisión del programa en octubre. Eso hundiría los planes de rescate para los bancos griegos, sumidos en la crisis.

Además de por la crisis económica, Grecia necesita un Gobierno estable por las dificultades que genera la llegada de miles de inmigrantes, muchos de ellos refugiados de la guerra civil siria.

Llegan a las islas de Grecia en pequeños botes, abriéndose paso hasta el interior y luego hacia territorio de Macedonia, en cuya frontera se agolpan miles de ellos en un estado caótico a la espera de dirigirse a un futuro más próspero en el norte de Europa.

Constitución laberíntica

Según la Constitución de Grecia, los tres mayores partidos tienen tres días cada uno para tratar de formar un nuevo Gobierno si un Ejecutivo dimite después de menos de un año.

Si fracasan estos intentos - algo casi seguro - el presidente, Prokopis Pavlopoulos, puede nombrar un primer ministro provisional y convocar elecciones.

Algunos creen que Grecia no puede esperar a actuar hasta después de las elecciones, que Tsipras quiere que se celebren antes de finales de septiembre.

"El país necesita un primer ministro provisional con experiencia", dijo el diario Kathimerini. "Implementar el acuerdo alcanzado con los acreedores, recapitalizar los bancos y la crisis migratoria son asuntos candentes que no pueden esperan ni siquiera un mes", añadió.

Incluso Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo que a menudo se oponía a Atenas en las negociaciones del rescate, tiene una causa común con Tsipras por las elecciones. "Espero que sean lo más rápido posible para que se pierda el menor tiempo posible", dijo a periodistas.