Público
Público

Una protesta copta acaba con 19 muertos en El Cairo

Los cristianos denunciaban la discriminación que sufren en Egipto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Egipto vivió ayer uno de los episodios de violencia sectaria más sangrientos de los últimos años. A la hora de cerrar la presente edición, habían fallecido ya 19 personas y más de 156 resultaron heridas, según datos del Ministerio de Sanidad. Los incidentes violentos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes cristianos coptos se desencadenaron durante una movilización de protesta en el centro de El Cairo. Miles de coptos pedían medidas para evitar los ataques violentos y la discriminación que sufre esta minoría, que constituye aproximadamente el 10% de la población egipcia.

La manifestación, que se inició a media tarde, culminó delante del edificio de la Radio Televisión pública, donde empezaron los enfrentamientos. Existen versiones contradictorias sobre los incidentes. De acuerdo con fuentes de Interior, docenas de manifestantes empezaron a lanzar piedras, cócteles molotov e incluso disparos con armas de fuego contra la Policía, obligándola a disolver la protesta de forma contundente.

La minoría religiosa, un 10% en todo el país, sufre ataques frecuentes

Sin embargo, varios manifestantes aseguran que fue la Policía quien provocó lareacción airada de los coptos al disparar contra la multitud.

Además, denunciaban que también fueron víctimas de un ataque desde la cola de la manifestación por parte de baltaguiya, como se conoce a los jóvenes matones a sueldo durante el régimen de Mubarak, si bien algunos consideraba que ayer se trató más bien de islamistas radicales.

El primer ministro, Essam Sharaf, alertó a la población sobre el riesgo de caer en 'las tentativas de sembrar el caos y la discordia en el país'.

Existen versiones contradictorias sobre el origen de los incidentes

'Los únicos beneficiarios de estos actos de violencia son los enemigos de la revolución de enero, y los enemigos tanto de los cristianos como de los musulmanes', declaró Sharaf en un mensaje en su cuenta de Facebook.

En los días anteriores, la comunidad copta había realizado diversas movilizaciones en El Cairo, alguna de las cuales se saldó con disturbios menores. La chispa que encendió la indignación de los cristianos fue tanto el incendio de la iglesia de San Jorge en Edfú, en la provincia de Asuán, el pasado 30 de septiembre, como la pasividad de las fuerzas de seguridad a la hora de arrestar a los culpables. Laautoría del atentado se atribuye a salafistas.

Los coptos y la Policía se acusan mutuamente de iniciar los disparos

Uno de los principales puntos de discordia es la construcción o reparación de iglesias. Los coptos se quejan de que el Gobierno no les concede las autorizaciones necesarias para realizar obras en sus templos. Por ejemplo, en el caso de la Iglesia de San Jorge, hacía décadas que los fieles habían cursado la solicitud. Ante la falta de respuesta, optaron por iniciar la construcción, un movimiento que fue interpretado como una provocación por los salafistas.

A medianoche, los disturbios habían terminado en el centro de El Cairo, y reinaba una calma tensa en la Plaza Tahrir, tomada por la Policía.

Desde el mes de febrero, el país está administrado por una junta militar a la espera de la celebración de las elecciones legislativas, previstas para el próximo 28 denoviembre.