Publicado: 09.12.2013 19:38 |Actualizado: 09.12.2013 19:38

Protestas ante el Senado de México por el debate de la reforma energética

Decenas de personas se han sumado al cerco instalado alrededor de la Cámara alta donde seguirán hasta que el Gobierno retire los proyectos de ley sobre energía, educación y política

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este lunes el Senado de México ha comenzado el análisis del proyecto de reforma energética que enfrenta la oposición frontal de la izquierda. tanto en el ámbito legislativo como en las calles, y que se perfila como la iniciativa que definirá el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Ante el inicio de la discusión en las comisiones de la cámara alta, decenas de personas se han sumado al cerco al Senado que simpatizantes del MORENA -Movimiento de Regeneración Nacional- y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) comenzaron el pasado miércoles.

"Ya nosotros ayer (sábado) decidimos prepararnos para pernoctar aquí. Vamos a ver cómo están los retos de la discusión, pero estamos listos para quedarnos aquí toda la noche", ha dicho Batres, en declaraciones recogidas por el diario mexicano 'La Jornada' .

Los líderes del MORENA han instado a sus seguidores a mantener el cerco al Senado

Los líderes del MORENA han llamado a sus seguidores a mantener el cerco a la sede legislativa hasta que el Gobierno retire los proyectos de ley sobre energía, educación y política y acceda a negociarlos efectivamente con la oposición en el Congreso.

El pasado jueves, las 200 personas que siguen cercando el Senado consiguieron derribar las vallas y burlar el cordón policial accediendo a la cámara alta. Tras varios forcejeos con las fuerzas de seguridad, fueron expulsados.

Los miembros del MORENA y de la CNTE denunciaron que había infiltrados entre sus filas. En la marcha opositora del pasado domingo por México DF, grupos de encapuchados provocaron disturbios al término de la misma.

El presidente del opositor MORENA, Martí Batres, ha insistido en que, si finalmente el Congreso aprueba el proyecto de ley de reforma energética, denunciará al presidente mexicano por "traición a la patria".

"Sí, la vamos a presentar", ha dicho en alusión a esta denuncia contra Peña Nieto, explicando que "en el ordenamiento jurídico mexicano el presidente no puede ser acusado de delitos comunes, sólo de traición a la patria".

200 personas que cercan el Senado consiguieron derribar vallas y burlar el cordón policial Batres se ha mostrado consciente de que sería "un caso excepcional", pero ha considerado que, aunque se trata de un miembro del Gobierno, "las instituciones estatales hay que transformarlas", según ha informado la prensa mexicana.

Al margen de esto, ha confiado en poder combatir la reforma energética por otras vías. "Se puede echar para atrás en el Senado, se puede echar para atrás en la Cámara de Diputados, se puede echar para atrás en los congresos locales. Hay otros instrumentos jurídicos", ha indicado.

El líder opositor también ha insistido en que esta reforma energética, que abre la puerta a la entrada de capital privado en la explotación de los hidrocarburos del país iberoamericano, "es una verdadera contrarrevolución".

Además, ha calificado de "malandrines" a los senadores que han comenzado este domingo la discusión del borrador, al considerar que este debate parlamentario "es una felonía, una trapacería", porque el oficialismo pretende aprobarlo "por la vía rápida".

El proyecto, que ha sido bautizado por fuentes oficialistas y la prensa como "la madre de todas las reformas", fue presentado el domingo por legisladores del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el conservador Partido Acción Nacional (PAN) a las comisiones encargadas de dictaminarlo.

Basado en la propuesta del Gobierno, el documento plantea que las entidades públicas Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE) pasen a ser "empresas productivas del Estado".

Estas empresas, "cuya propiedad y control serán siempre del Gobierno Federal", podrán a su vez contratar firmas privadas para cumplir sus objetivos, "con el propósito de que la Nación obtenga los recursos necesarios para su desarrollo a largo plazo".

Dichos contratos podrían ser de "utilidad compartida" o de "producción compartida". En el primer caso la propiedad de los recursos sigue siendo del Estado, "pero se compromete un porcentaje de la monetización de la producción como retribución".

En los contratos de producción compartida, si bien se mantiene en manos del Estado la propiedad de los recursos, "se compromete un porcentaje de la producción obtenida como retribución".