Público
Público

Pyongyang impide la entrada de trabajadores del sur y Seúl amenaza con el uso de la fuerza

Corea del Norte cancela el único proyecto de cooperación económica entre las dos Coreas situado en territorio del Norte, lo que eleva aún más la tensión en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escalada de tensión entre Corea del Norte y Corea del Sur ha subido un par de escalones más después de que el régimen comunista haya decidido impedir la entrada rutinaria de los trabajadores surcoreanos al complejo industrial de Kaesong, único proyecto de cooperación entre las dos Coreas situado en territorio del norte.

Según la versión de Corea del Sur, el Gobierno norcoreano le notificó a primera hora del miércoles que prohibirá la entrada de trabajadores surcoreanos a Kaesong, pero permitirá volver al país a los que ya se encuentran allí. La Oficina de Aduanas, Inmigración y Cuarentena de la localidad surcoreana de Paju informó de que el régimen comunista no ha autorizado el viaje diario de trabajadores surcoreanos y de mercancías de Kaesong a través de la Zona Desmilitarizada. Funcionarios surcoreanos indicaron a la agencia de noticias Yonhap que alrededor de las 8.30 horas de la mañana (1.30 horas en España) 179 trabajadores surcoreanos y 153 vehículos estaban esperando a cruzar la línea limítrofe hacia Kaesong.

Seúl reveló a la agencia de noticias Reuters que otros 446 trabajadores surcoreanos han sido retenidos en la frontera cuando regresaban al país meridional. Ambas fuentes han coincidido en que en esos momentos había alrededor de 860 trabajadores surcoreanos en el complejo industrial y en que, por ahora, los que se encuentran en la frontera común no han conseguido cruzarla en uno u otro sentido. 

Ante esta decisión de Corea del Norte, Seúl ha amenazado con responder con la fuerza en caso de que la seguridad de los empleados surcoreanos se vea amenazada.

El ministro de Defensa de Seúl, Kim Kwan-jin, dijo que el Ejército surcoreano está preparado para esta hipotética situación y tiene capacidad de destruir en cinco días el 70% de la primera línea de las fuerzas armadas norcoreanas tras la frontera.

'El Gobierno de Corea del Sur lamenta profundamente la prohibición de entrada [a Kaesong para los trabajadores surcoreanos] y urge a que se levante inmediatamente', dijo el portavoz del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, Kim Hyung Seok, en una rueda de prensa. Este mismo portavoz subrayó que en estos momentos la prioridad del Gobierno de Seúl es garantizar la seguridad de los trabajadores surcoreanos que se encuentran en el complejo industrial.

Pyongyang ya había amenazó el pasado sábado con 'cerrar y anular despiadadamente' el complejo industrial, si Seúl seguía insultando su 'dignidad', en medio de la escalada de tensión bilateral.

El complejo industrial se encuentra en la región administrativa de Kaesong, en Corea del Norte, a unos diez kilómetros de la frontera común. Desde 2004, cuando abrió sus puertas, 123 empresas surcoreanas se han asentado allí para dar trabajo a 54.000 norcoreanos. Kaesong es uno de los escasos ejemplos de cooperación entre las dos Coreas, que técnicamente se encuentran en guerra, ya que tras tres años de combates se limitaron a firmar un armisticio para poner fin a las hostilidades, en lugar de un acuerdo de paz.

Las dos Coreas se encuentran en 'estado de guerra' desde el pasado sábado, cuando el Gobierno de Kim Jong Un anunció a través de un comunicado que a partir de ese momento todos los problemas que surjan en las relaciones bilaterales 'serán abordados de esta forma'. Además, apeló a 'una batalla final a vida o muerte' para terminar con 'la historia de un largo enfrentamiento con Estados Unidos y dar comienzo a una nueva era'.

Anteriormente, había amenazado con atacar las bases militares del país norteamericano en Hawai, Guam y Japón. El régimen comunista ha atribuido su decisión a las amenazas proferidas por Corea del Sur y Estados Unidos, con las que 'han rebasado los límites', pasando de 'la fase de la amenaza y el chantaje a la temeraria fase de guerra actual'. Estos movimientos se enmarcan en la escalada de tensión regional, que comenzó el año pasado, con los lanzamientos de cohetes de largo alcance de abril y diciembre, y que ha continuado en 2013, con la prueba nuclear del pasado 12 de febrero, por parte de Corea del Norte.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenado estas acciones, al considerar que violan las resoluciones que prohíben a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y de misiles balísticos.

Coinciendo con esta enorme tensión en la península coreana, Anomymous también quiere jugar su papel en la crisis política y militar que se ha desencadenado entre Corea del Norte y Corea del Sur. Un grupo de hackers afirma haber robado 15.000 contraseñas de los usuarios de la web Uriminzokkiri.com, el principal portal que utiliza el Gobierno de Corea del Norte para distribuir información y propaganda en Internet.

'Hemos obtenido datos sobre más de 15.000 miembros registrados en la página www.uriminzokkiri.com', informaron los piratas informáticos a través del portal Pastebin.com. En su mensaje, Anonymous insta a Corea del Norte a detener su programa nuclear militar y a permitir el libre acceso a Internet de sus ciudadanos. Además, exige la renuncia de Kim Jong-un, líder absoluto del país. Como prueba del ataque, Anonymous aporta una 'filtración parcial' de las direcciones de correo electrónico de seis de los usuarios.

Esta no es la primera acción de Anonymous en relacion a Corea del Norte: durante el fin de semana el colectivo atacó cinco páginas oficiales del Gobierno norcoreano, incluyendo el portal oficial del país y el del Comité de Relaciones Exteriores.