Público
Público

"Quiero a Strauss-Kahn en la cárcel pese a su dinero"

Nafissatou Diallo, la empleada de hotel guineana presuntamente violada por el exdirector del FMI, concede dos entrevistas para limpiar su imagen  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Quiero que vaya a la cárcel. Quiero que sepa que en algunos sitios no puedes usar tu poder y tu dinero'. Nafissatou Diallo, la empleada de hotel guineana que presuntamente fue violada por Dominique Strauss-Kahn elpasado 14 de mayo, ha decidido salir del anonimato y contar su versión de la historia.

En sendas entrevistas a la revista Newsweek y al programa de televisión de la ABC Good Morning America, Diallo asegura, en un gesto casi desesperado para convencer a la Fiscalía de no abandonar el caso, que el exdirector del FMI se abalanzó sobre ella 'como un loco' cuando entró a limpiar la suite 2806 del hotel Sofitel, que creía que estaba vacía.

Su confesión es un gesto desesperado para que no se abandone el caso

Cuando vio a un hombre de pelo blanco desnudo que avanzaba hacia ella, se disculpó y trató de salir. PeroStrauss-Kahn la agarró mientras Diallo protestaba diciendo que no quería perder su trabajo. 'No lo vas a perder, eres muy guapa', afirma que le contestó el político francés.

'Me echó encima de la cama', contó Diallo, y trató de introducir el pene en su boca, a lo que ella se resistió. 'Le empujé, me incorporé, quería darle miedo y le dije que mi supervisora estaba fuera', pero aparentemente Strauss- Kahn le contestó que nadie la iba a oír. Todo duró apenas 15 minutos.

La empleada guineana sólo se enteró de la identidad e importancia del cliente de la 2806 al día siguiente por televisión. 'Iba a ser el presidente de Francia. Y empecé a llorar pensando que me iban a matar, porque en mi país hombres con tanto poder te matan antes de que hables'.

'Nunca quise hacer esto público, pero no me dejaron elegir', asegura la mujer

Kenneth Johnson, el abogado de Diallo, avisó a principios de julio de que su clienta hablaría con la prensa. Es cosa hecha. La intención de ganarse el apoyo de la opinión pública podría convertirse en una maniobra arriesgada si revela diferencias con testimonios anteriores.

Los abogados de Strauss-Kahn ya han calificado las entrevistas de 'circo'. Sostienen desde el principio que la relación fue consentida y presionan a la Fiscalía para que retire los cargos.

En este momento, el caso pende de un hilo. Strauss-Kahn debe comparecer de nuevo ante el Tribunal Supremo de Nueva York el 1 de agosto. La cita, en principio prevista para el pasado 18 de julio, se aplazó tras conocerse varias inconsistencias en el testimonio de Diallo, que la empleada trata de explicar en Newsweek.

Es cierto que exageró las circunstancias de su violación por soldados guineanos cuando pidió asilo en 2003 para acelerar los trámites. Pero niega que en la conversación que mantuvo con un amigo al que llamó a un cárcel de Arizona, que fue grabada por las autoridades, buscara aprovecharse de 'un hombre rico'.

Al parecer, el fiscal de Nueva York, Cyrus Vance, duda mucho en abandonar el caso ante las pruebas médicas (presencia de semen, área genital magullada) que parecen demostrar que hubo forcejeo. 'Pongo a Dios por testigo, lo que digo es la verdad', aseguró Diallo, que con su testimonio también ha refutado las acusaciones de prostitución aparecidas en el tabloide New York Post. Diallo llevaba tres años trabajando en el Sofitel, a 25 dólares la hora. 'Nunca quise hacer esto público, pero no me dejaron elegir'.