Publicado: 22.04.2014 22:58 |Actualizado: 22.04.2014 22:58

Rafael Correa: "Ecuador es hoy ejemplo de estabilidad democrática"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, ha dedicado el doctor honoris causa que recibirá este miércoles en la Universidad de Barcelona a los emigrantes que tuvieron que salir del país tras la grave crisis económica de 1999. "Sentí verguenza de ser economista. No fui culpable de aquella tragedia nacional, pero sí corresponsable. Es para vosotros este doctorado, hermanos. A Ecuador lo mantuvieron los pobres", se ha dirigido a la comunidad ecuatoriana que ha llenado el Auditorio del Fórum barcelonés, más de 3.000 entre ciudadanos, voluntarios y cuerpo diplomático.

En su primer día de la gira europea que lo llevará a Madrid el jueves y el fin de semana a Italia, el presidente ecuatoriano, que ha llegado a la Ciudad Condal con cinco horas de retraso por un problema técnico en el avión, también ha repasado algunas de las mejorías que está experimentado el país desde que llegó al poder en 2007: "Me encontré a un país desesperanzado. Pero gracias a vosotros, que sostuvisteis al país partiendo a tierras extrañas para enviar dinero, hoy estamos en la vanguardia a nivel mundial. Somos un país modernizando, el milagro ecuatoriano, el país que más reduce desigualdad en América Latina".

Desde que llegó al poder, Correa ha sustentado la política exterior en velar por los intereses de la comunidad que vive en el extranjero. Y ésta se lo agradece cada vez que recibe la visita de su presidente. Una vez al año, el presidente ecuatoriano realiza giras por Europa, Asia y Oceanía. España copa prácticamente la mitad de la migración ecuatoriana y en Catalunya ésta llegó a los índices más altos en 2006, con más de 86.000 ecuatorianos según datos del Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat). El mismo estudio, sin embargo, determina que el pasado 2013 la comunidad ecuatoriana apenas rebasaba los 50.000 residentes. Un descenso que Anabel Intriago, ecuatoriana con más de 19 años residiendo en Catalunya, cree que seguirá a la baja. "Muchos ecuatorianos en Catalunya ya tienen la maleta hecha. Es el mayor logro de nuestro presidente: haber puesto las facilidades para que los que dejamos hace tiempo nuestro país podamos regresar", razona desde su butaca, visiblemente emocionada. Argumentos no le faltan. El gobierno de Ecuador eliminó los impuestos en la entrada de inmueble al país de aquellos ecuatorianos con más de un año residiendo fuera. Y aprobó la dación en pago, en una jugada que Correa ha reivindicado con esmero: "Respetamos la soberanía española, pero nuestros migrantes serán respaldados en cualquier problema con los desahucios, a través de la dación en pago. Ningún banquero que compre deuda ecuatoriana en España podrá cobrarla en nuestro país". Los asistentes se han arrancado a gritar un "¡Sí, se puede!" que por un momento ha desconcertado al presidente.

Correa también ha insistido en que "está prohibido olvidar lo que nos llevó a la crisis", en un evidente paralelismo con la situación española. "Nos vendieron las bondades del mercado, la libertad de elegir y producir... Pero el fundamentalismo neoliberal, esta ideología disfrazada de ciencia, esta idea de que los mercados se regulaban solitos nos llevó a la quiebra generalizada. El poder en Ecuador lo tenían los banqueros, con la revolución ciudadana manda el pueblo", ha apuntado. Y ha acabado con una advertencia: "Ecuador es hoy ejemplo de estabilidad democrática pero hay que estar atentos, los medios son los brazos ejecutores, de los caprichos y necedades de la elite que siempre nos dominó. Hay políticos que añoran el pasado. Ni un paso atrás".

Correa se ha despedido del auditorio remarcando los pilares de su reforma educativa, con dos nuevas universidades inauguradas este año y otras dos en camino, a la postre el motivo de su investidura como doctor honoris causa por la UB. "Hace cuarenta años fue el boom petrolífero, hoy vivimos el boom del conocimiento, de la investigación, del talento humano". Para ello ha recalcado que en su viaje a España busca "estrechar lazos con universidades de prestigio, firmar convenios de colaboración y visitar institutos de investigación".

En un ambiente festivo y familiar, cada asistente ha contado en su butaca con un globo con un lema muy significativo: "Hablemos de lo importante: Crisis y futuro". También se han repartido guantes negros como protesta contra el fallo emitido el pasado marzo en Nueva York, que consideraba fraudulenta la sentencia que obligaba a la compañía petrolera estadounidense Texaco -ahora Chevron- a indemnizar al gobierno de Ecuador por contaminar una zona de la Amazonia ecuatoriana durante décadas. Correa, que ha sido vitoreado tras cada intervención, sólo se ha enojado cuando un espontáneo ha intentado boicotear la charla exigiendo a gritos que se leyera una carta con sus quejas al actual gobierno.

Rafael Correa, tras ser investido mañana doctor honoris causa en reconocimiento a su trayectoria profesional y a los avances en materia educativa registrados en Ecuador durante su mandato, viajará el jueves a Madrid para reunirse con la comunidad ecuatoriana de la capital española, además de hacer lo propio con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el rey don Juan Carlos, según ha confirmado entre tímidos silbidos. El viernes pondrá rumbo a Italia, donde tiene previsto acudir a Génova primero (ahí radica la comunidad ecuatoriana más grande del país transalpino) y a El Vaticano después, dando por concluida su gira europea con la participación en la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII.

El presidente de la Asociación de Ecuatorianos de Catalunya, William Macas, se mostraba agradecido al gobierno de Correa por su lealtad con los que dejaron, como él, el país hace 15 años. "Ecuador consta de cuatro regiones naturales: la litoral, la interandina, la amazónica y la insular. Desde que está Correa, los que vivimos fuera del país somos la quinta región", aseguraba.