Público
Público

El rebelde que se comió el corazón de un soldado asegura que lo volverá a hacer

En una entrevista concedida por videoconferencia a la revista 'Time', Al Hamad afirma que también probó un trozo del pulmón del fallecido y que ha descuartizado cuerpos con una sierra eléctrica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jalid al Hamad, el rebelde sirio que aparece en un vídeo publicado en Internet arrancando y mordiendo órganos vitales de un soldado sirio, ha justificado su acción por la brutalidad del régimen de Bashar al Assad y ha amenazado con 'asesinar' a todos los alauíes. En una entrevista concedida vía Skype a la revista estadounidense Time, Al Hamad ha confirmado que el vídeo es real y ha revelado que incluso probó un trozo de uno de los pulmones del soldado fallecido, sin mostrar remordimientos.

Al Hamad ha explicado que decidió arrancar y morder los órganos vitales del soldado fallecido porque 'al abrir su teléfono móvil encontramos un vídeo de una mujer con sus dos hijas completamente desnudas a las que estaba humillando y golpeando'. El rebelde asegura tener otro vídeo 'en el que estoy cortando a otro 'shabiha' (miembro de la milicia pro gubernamental) con una sierra, la misma que usamos para cortar árboles. Le corto en trozos grandes y pequeños'.

El rebelde sirio ha indicado que con la publicación de estos vídeos en Internet espera que las fuerzas gubernamentales 'nunca vuelvan a pisar la zona controlada por Abu Sakkar', su nombre de guerra. Al Hamad ha dicho que todas estas acciones son producto de la brutalidad del régimen de Al Assad y ha enviado a 'Time' varios enlaces a vídeos publicados en YouTube como prueba de ello. 'No estáis viendo lo que estamos viendo y no estáis viviendo lo que estamos viviendo', ha sostenido.

Al Hamad ha recordado que la revolución contra Al Assad comenzó de forma pacífica. 'Fueron los alauíes los que mataron a nuestros hijos y violaron a nuestras mujeres en Baba Amr', ha afirmado, en alusión a los combates de febrero de 2012 en Homs. 'No empezamos nosotros, lo hicieron ellos', ha sostenido. Así, ha jurado vengar cada muerte. 'Nuestro lema es ojo por ojo y diente por diente', ha dicho. 'Con un poco de suerte conseguiremos matarlos a todos', ha añadido, en referencia a los alauíes, la secta musulmana de la familia Al Assad.

Además, ha criticado que la comunidad internacional haya solicitado investigar los crímenes cometidos por la oposición. '¿Por que Naciones Unidas no ha pedido a la 'shabiha' que no lo haga? Han publicado un millón de vídeos apuñalando y violando', ha cuestionado. Según informa AFP, los rebeldes han emitido un comunicado tras conocerse que este miliciano comió el corazón de un soldado. 'Cualquier acto contrario a los valores por los que el pueblo sirio ha pagado con su sangre y ha perdido sus hogares será castigado'.

Human Rights Watch (HRW) informó el lunes de que el domingo se publicó en Internet un vídeo en el que se ve a Al Hamad, uno de los fundadores de la Brigada Faruk --un grupo de insurgentes de Homs-- arrancando y mordiendo el corazón de un soldado muerto. 'Juro por Dios que vamos a comer vuestros corazones e hígados, los vuestros, los de los soldados del perro de (Bashar) al Assad', se escucha a Al Hamad decir a gritos a sus compañeros, fuera de la cámara. 'Allahu akbar (Dios es grande)', añade.

La Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) ya ha expresado su rechazo al vídeo y ha subrayado que 'este acto contradice la moral del pueblo sirio y del Ejército Libre Sirio (ELS)'. Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha pedido que se investiguen como crímenes de guerra las mutilaciones y profanaciones de cadáveres, tras la publicación de este vídeo.

'He pedido repetidamente que el caso de Siria sea remitido por el Consejo de Seguridad al Tribunal Penal Internacional para que puedan iniciarse los procedimientos legales contra los responsables de estos graves crímenes internacionales, independientemente de que sean del Gobierno o de la oposición', ha dicho.