Público
Público

Los refugiados mueren de frío en los Balcanes ante la pasividad de la UE

A partir de mañana se espera que bajen aún más las temperaturas, en la peor ola de frío en 35 años. ACNUR ha informado de cinco muertes a causa del frío.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:

Una mujer empuja por la nieve el carro con su hijo en un campo de refugiados en Grecia. REUTERS

Sin calefacción, electricidad, agua caliente ni ropa de abrigo adecuada. Soportando temperaturas de hasta -15 grados, o menos, porque a partir de este lunes está previsto que caiga sobre Europa la peor ola de frío de los últimos 35 años. Y ante la pasividad de la UE. Los refugiados atrapados en el corredor de los Balcanes están muriendo congelados, tal y como alertó la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que ha pedido a los gobiernos hacer más por ayudarles y menos por empujarles fuera de las fronteras.

Los niños son especialmente propensos a las enfermedades respiratorias en momentos como este. Se trata de salvar vidas, no de hacer papeleos y mantener la burocracia”, se quejó la portavoz de Unicef, Sarah Crowe.

Por el momento, ACNUR ha informado de que al menos cinco personas han muerto a consecuencia de las bajas temperaturas y que mil personas, entre ellas menores, estaban alojados en tiendas y dormitorios sin calefacción en la isla griega de Samos.

En Bulgaria, cerca de la frontera turca, se encontraron los cadáveres de dos hombres iraquíes y una joven somalí. El mismo sitio donde se halló el cuerpo sin vida de un joven pakistaní a finales de diciembre. Y donde otros dos adolescentes tuvieron que ser hospitalizados en estado de congelación tras pasar cinco días escondidos en el bosque.

Otro joven afgano de 20 años murió después de cruzar el río Evros en la frontera entre Grecia y Turquía una noche en la que las temperaturas cayeron por debajo de -10 grados.
“Dadas las condiciones invernales, estamos especialmente preocupados por las informaciones de que las autoridades de todos los países de la ruta de los Balcanes siguen echando a los refugiados y migrantes de su territorio hacia los países vecinos”, señaló la portavoz de ACNUR, Cecile Poully.

En Serbia, otro de los países más azotados por la ola de frío, alrededor del 80% de los 7.300 refugiados, inmigrantes y solicitantes de asilo que han llegado se encuentran en alojamientos del Gobierno, pero hay unos 1200 hombres pasando la noche en otros lugares informales de Belgrado.

Como los que habitan en un viejo y abandonado almacén detrás de la estación de trenes de la capital serbia, un edificio en el que hay desperdicios y lodo por todas partes, y que está lleno del humo, lo que causa molestias en los ojos y dificulta la respiración. Algunas ONG han instalado generadores que bombean algo de aire caliente.

Mahud, uno de los refugiados que está pasando allí el invierno, lleva en Belgrado cinco meses. "He intentado cruzar diez veces la frontera con Hungría", dice, y agrega que no descarta volver a intentarlo.

Para ellos, Serbia no es un país de destino. Pero en Europa son considerados emigrantes económicos por no proceder de países en guerra, y cuentan con pocas opciones de obtener asilo en la UE.

El experto de la organización humanitaria Médicos sin Fronteras Andrea Contenta denuncia que esas personas están varadas "en condiciones inhumanas e indignas" en la ruta de los Balcanes debido a que la UE elude abordar el problema.

Insiste en que "decir que la ruta balcánica está cerrada no refleja la realidad", y sostiene que en Grecia hay más de 60.000 inmigrantes y refugiados varados, en Bulgaria 15.000 y en Serbia más de 8.000.

"Serbia es un ejemplo del fracaso de la política migratoria, porque en el centro de Belgrado tenemos 2.000 personas que no tienen acceso a ayuda, a lavabos, a agua, a jabón, a duchas", critica.

"Estos días la temperatura caía a 15 grados bajo cero, tenemos hasta 20 centímetros de nieve, y todos quieren filmarlos. Pero ellos no están aquí sólo esta semana, están desde hace meses", advierte.

Además, aunque las autoridades aseguran que hay plazas todavía en los centros de acogida, Contenta afirma que "están llenos, algunos con entre el 110 y el 150% de su capacidad".