Público
Público

El régimen sirio manda al Ejército a la frontera con Turquía

Cientos de personas cruzaron esta mañana a los campamentos de refugiados turcos tras una nueva ofensiva militar en el norte del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de sirios cruzaron esta mañana la frontera con Turquía huyendo de la nueva ofensiva lanzada por el régimen de Bashar al Asad en el norte del país. Según varios testimonios, los militares asaltaron por la noche algunas localidades, incluida Yisr Shugur, que lleva sitiada desde hace dos semanas y se desplegaron después a 500 metros de la zona donde se encuentran los campamentos de refugiados, provocando la indignación de Ankara.

Esta mañana, las fuerzas del régimen entraron también en la localidad de Khirbet al-Jouz, donde desplegaron tanques y colocaron francotiradores en los altos de los edificios. Además, en Guvecci, la agencia Reuters confirmó la presencia de militares armados con ametralladoras y carros blindados en las carreteras colindantes.

Son más de 10.000 las personas que han cruzado la frontera con Turquía camino de los campamentos habilitados por Ankara.

Allí están tienen la alimentación y cuidados humanitarios asegurados, pero también hay miles de personas que han optado por quedarse en el lado sirio de la frontera y se esconden en casa abandonadas y bosques en el área de Khirbet al-Jouz. A principios de esta semana, Turquía empezó a proporcionarles agua y alimentos, aunque los refugiados aseguran que no han recibido asistencia médica.

Anoche, los militares y la policía secreta continuaron su avance sobre Alepo, la segunda ciudad de Siria, cortando las carreteras principales y arrestando a decenas de personas en el barrio de Heitan, en el norte de la localidad. 

La ruta de Alepo es el principal punto de tráfico de mercancías entre Europa y Oriente Medio y según uno de los residentes contactado por la misma agencia, 'el régimen está tratando de sitiar Aleppo cortando las líneas de conexión con Turquía. Mucha gente aquí utiliza teléfonos móviles turcos para evitar que los sirios les espíen y tienen muchos lazos familiares con Turquía. También hay un gran número de caminos que solían servir para el contrabando y que hoy son utilizadas como vía de escape de Siria'.

El régimen lanzó una gran ofensiva en el norte del país la semana pasada después de que aparecieran 120 militares muertos en Yisr Shugur.

El testimonio de los residentes aseguraba que fueron las propias fuerzas de seguridad del régimen las que ajusticiaron a los soldados tras desertar y negarse a disparar a los civiles. Para el régimen de Al Asad, sin embargo, la matanza fue obra de 'grupos de hombres armados'.

El pasado lunes, Al Asad dio un discurso en la Universidad de Damasco asegurando que abriría una linea de diálogo nacional y convocaría elecciones en agosto, pero sin renunciar a la violencia que lleva aplicando desde marzo contra los opositores. La Unión europea confirmó ayer la imposición de nuevas sanciones a más miembros del régimen y a empresas relacionadas con el Ejército, en lo que significó la tercera batería de castigo.