Público
Público

El régimen sirio persigue a los opositores en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el régimen de Bashar al Asad no cae antes de enero, el sirio Mazen Yaghi se convertirá entonces en un inmigrante indocumentado, atrapado en Europa y sin ninguna posibilidad de volver a su país porque podría ser encarcelado.

El caso de Yaghi, un periodista de 35 años que reside en España desde 2003, es uno de los 30 que recoge un informe de Amnistía Internacional que denuncia que las autoridades sirias han amenazado y perseguido a sus conciudadanos que se han movilizado en el extranjero contra Al Asad. El documento incluye ejemplos de ocho países, entre ellos seis casos de activistas sirios en España, que denuncian haber sufrido agresiones, amenazas a familiares suyos en Siria y un sinfín de trabas burocráticas.

'La Embajada en Madrid toma fotos y vídeos, nos ficha y nos chantajea'

Mazen Yaghi es uno de los activistas que más ha participado en las protestas contra el régimen que se celebran desde febrero frente a la Embajada en Madrid y que congregan hasta a un millar de personas. También acude a las marchas Aliaa al Tabbaa, quien, cansada de la escasa repercusión de las protestas, inició hace 21 días una huelga de hambre frente a la sede diplomática.

'Hemos descubierto que personal de la Embajada nos ha tomado fotografías y vídeos cuando nos manifestábamos. Nos tienen fichados y nos chantajean', denuncia a Público el periodista.

Una de esas fotografías ha puesto a Yaghi en aprietos. En ella, aparece él junto a otros activistas sirios y varias personas que llevan banderas israelíes frente a la Embajada. 'La fotografía salió en un diario oficial sirio. Decía que protestábamos junto a los israelíes, pero eso es mentira, porque estábamos en aceras distintas. Si vuelvo a Siria, me pueden encarcelar dos años', relata angustiado en conversación telefónica desde Bruselas. Yaghi ha huido a Bélgica para tratar, sin éxito, de renovar su pasaporte, que expira el 2 de enero y que necesita tener en vigor para poder renovar su permiso de residencia en España.

El periodista Yaghi ha tenido que huir a Bélgica para tratar de renovar el pasaporte

'Conozco los casos de otros dos sirios que han ido a renovar sus pasaportes a la Embajada de Madrid y les han dicho que no se lo tramitarán hasta que ellos o sus familiares dejen de manifestarse', explica. 'Iba a intentarlo, pero tras la denuncia del Centro Cultural sirio decidí irme a Bruselas', agrega.

Dicha entidad envió un correo electrónico a miembros de la comunidad siria en España compuesta por 5.000 personas en el que se acusaba a Yaghi de robar dinero del Tesoro sirio. 'Es todo mentira', lamenta el periodista, quien denunció hace unas semanas los hechos en un juzgado. Los activistas sirios también han denunciado, en dos ocasiones ante la Policía, haber recibido agresiones verbales y físicas.

La sombra de las amenazas ya ha llegado a Siria. Varios familiares de los manifestantes de Madrid han sido detenidos en su país. Uno de ellos estuvo cuatro días encarcelado en julio y fue torturado para que identificara a su hermano en fotografías de las concentraciones frente a la Embajada siria en Madrid, según el informe de Amnistía. 'Mis familiares y yo tendremos problemas hasta que caiga Al Asad', lamenta Yaghi, quien permanecerá como ilegal en Bruselas hasta el derrocamiento del régimen.

El periodista se ha reunido, junto a otros activistas, con representantes del Ministerio de Exteriores español. 'Les pedimos ayuda, pero hasta ahora no le han dicho nada al embajador sirio en Madrid y mantienen a su embajador en Damasco. No nos protegen', se queja.

Por otra parte, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado denunció ayer que se está impidiendo a personas procedentes de Siria el asilo en España, al exigirles un visado de tránsito en los aeropuertos nacionales.