Publicado: 03.11.2015 12:56 |Actualizado: 03.11.2015 14:53

La relaciones públicas detenida por el robo de documentos del Vaticano: 
"Aquí se respira una atmósfera fea"

La italiana Francesca Chaouqui asegura a la prensa italiana que el sacerdote español Luis Ángel Vallejo Balda fue quien sustrajo la documentación reservada de la Curia y la filtró a los medios. "Todo lo hizo él, yo incluso intenté pararle", asegura.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
La italiana Francesca Chaouqui,  junto al sacerdote español Luis Ángel Vallejo Balda.

La italiana Francesca Chaouqui, junto al sacerdote español Luis Ángel Vallejo Balda.

ROMA.- La italiana Francesca Chaouqui, detenida el lunes junto al sacerdote español Luis Ángel Vallejo Balda por sustraer documentos reservados del Vaticano, asegura este martes en la prensa italiana que fue éste quien los filtró a los medios, así como algunas grabaciones del papa.

Chaouqui, ex relaciones públicas y que fue miembro de la extinta Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA), asegura en una entrevista publicada hoy en La Stampa que "todo lo hizo él (Vallejo), yo incluso intenté pararle". "No tengo nada que ver con cuervos o topos, demostraré mi inocencia. Estoy tranquila, me siento bien con mi conciencia. He contado sólo la verdad a quien está investigando sobre la filtración de documentos en la Curia", añadió Chaouqui.

En otra conversación que publica el Corriere della Sera, Chaouqui reitera que fue el sacerdote español, pertececiente a una organización vinculada al Opus Dei, quien le quiso "meter en este lío" y asegura sobre el Vaticano: "Aquí se respira una atmósfera fea, de cuchillos afilados, sobre todo por los nombramientos que no llegaron, pues el monseñor primero esperaba ser secretario de la Secretaria de Economía y después revisor general de la Santa Sede", añade Chaouqui, en referencia a Vallejo Balda.



El Vaticano comunicó ayer la detención durante el fin de semana de ambos en el marco de una investigación por haber filtrado documentos y otros materiales considerados reservados. Mientras que la exconsejera del COSEA quedó en libertad pero a disposición del promotor de Justicia del Vaticano (fiscal), Gian Piero Milano, al haber colaborado, el sacerdote español se encuentra aún arrestado.

Vallejo Balda fue secretario de Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA) y la prensa italiana explica que fue él quien introdujo a Chaouqui en los ambientes vaticanos.

Chaouqui precisa en la prensa italiana que su colaboración con las autoridades vaticanas "no se debe a un arrepentimiento o una admisión de culpa" pues no tiene nada que admitir o de qué arrepentirse, y que se presentó inmediatamente en cuanto la gendarmería vaticana la llamó para aclarar algunos asuntos.

El Papa Francisco preside en la basílica de San Pedro del Vaticano una misa en memoria de los cardenales y obispos fallecidos el pasado año. EFE/Ettore Ferrari

El Papa Francisco preside en la basílica de San Pedro del Vaticano una misa en memoria de los cardenales y obispos fallecidos el pasado año. EFE/Ettore Ferrari

Chaouqui ya ha contratado los servicios de una de las mejores abogadas italianas, Giulia Buongiorno, letrada que consiguió la absolución del ex primer ministro Giulio Andreotti y de Raffaele Sollecito, acusado de la muerte de la estudiante británica Meredith Kercher.

Chaouqui declaró en una pasada entrevista que es amiga del periodista Gianluigi Nuzzi, uno de los autores de los dos libros que se publicarán esta semana en 23 países y en los que se incluyen los documentos e información filtrados por los, de nuevo, llamados cuervos del Vaticano.

Cuervo fue el calificativo adjudicado por la prensa al que fue mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabrielli, acusado de dar documentos a ese periodista para su anterior libro, que desencadenó el escándalo conocido como Vatileaks y por el que fue condenado y posteriormente amnistiado por el papa alemán.