Público
Público

La retirada de Afganistán dependerá de Al Qaeda

El presidente de EEUU afirma que mantendrá la lucha hasta que los terroristas no sean una amenaza. Zapatero subraya que los plazos son sólo "orientativos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El enemigo ya no es Rusia, sino el terrorismo internacional de Al Qaeda. Y, en este escenario, la estabilización de Afganistán es 'el gran reto y el gran empeño' de la OTAN, que ayer dio un salto histórico al sentar las bases para convertir al antiguo adversario en un nuevo socio, aunque sea externo, para cooperar en el aseguramiento de la seguridad común.

Los 28 países miembros de la OTAN, junto con los otros 20 que participan en la fuerza internacional desplegada en Afganistán, aprobaron el calendario previsto para comenzar el repliegue: entre 2011 y 2014. Pero lo hicieron con todas las cautelas.

Después de 2014 permanecerán en el país unos 50.000 militares extranjeros

'Si los enemigos de Afganistán tienen la idea de que pueden esperar hasta que nos marchemos, tienen una idea equivocada. No dejaremos un vacío de poder que pueda ser aprovechado por otros', advirtió el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen. 'Cuando nos vayamos, mantendremos las capacidades antiterroristas hasta asegurarnos de que Al Qaeda no es una amenaza para los estadounidenses y para los aliados', confirmó el presidente de EEUU, Barack Obama.

En esta perspectiva, José Luis Rodríguez Zapatero habló por primera vez del repliegue de los 1.500 militares españoles que participan en la misión internacional. 'Transferencia y retirada no son estrictamente equivalentes, pero se abre la puerta para un repliegue progresivo. ¿Cuándo? Es probable que en 2012', dijo durante una rueda de prensa al término de la cumbre del Consejo Atlántico. Pero, acto seguido, introdujo la misma cautela que pesa en el ánimo de todos los aliados, conscientes de que habrá 'serias dificultades': 'Los plazos pensados son indicativos, orientativos; los objetivos son irrenunciables'. Y el objetivo primordial pasa, en palabras de Zapatero, por conseguir un Afganistán 'libre de terroristas o de grupos que apoyen el terrorismo de Al Qaeda', para lo que abogó por conjugar el binomio 'seguridad y desarrollo'.

Zapatero alerta de que el Mediterráneo es clave para frenar a Al Qaeda en África

La idea que maneja la OTAN es que los 150.000 militares extranjeros que ahora combaten en Afganistán se reduzcan en 2014 a unos 50.000, que pasarían a desempeñar funciones de apoyo y adiestramiento de las fuerzas afganas. Está previsto que, para octubre de 2011, el Gobierno afgano disponga de una fuerza propia de 300.000 soldados y policías.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, que alertó sobre el malestar de la población por los bombardeos nocturnos, se declaró consciente de 'la necesidad de dialogar' con quienes combaten a su Gobierno para lograr el final definitivo del conflicto. En este sentido, el documento aprobado en Lisboa establece el compromiso de dar apoyo 'a los esfuerzos para reconciliar e integrar a aquellos miembros de la insurgencia que renuncien a la violencia, que corten sus vínculos con los terroristas y que acepten la Constitución afgana'.

Sentadas en Lisboa las bases para crear un escudo antimisiles que se extienda hasta Rusia, Zapatero alertó de nuevo sobre la necesidad de prestar atención 'prioritaria' al Mediterráneo. 'Un proceso de paz consolidado en Oriente Próximo haría más fácil la estabilidad definitiva en Afganistán, seguramente cambiaría la situación en Pakistán y es probable que fuera mucho más fácil la lucha contra la extensión de Al Qaeda en el Norte de África. El reto más importante de paz para la comunidad internacional sigue siendo el de Israel y Palestina', advirtió Zapatero. Sin embargo, la mayoría del resto de los jefes de Gobierno, como el francés Nicolas Sarkozy, se mostraron más preocupados por la amenaza nuclear de Irán y Corea del Norte.

La minicumbre con la UE que Obama celebró al término de la sesiones de la Alianza estuvo centrada en la crisis económica, la lucha contra el cambio climático y los ciber-ataques. Contra esta nueva amenaza, la OTAN ha decidido centralizar sus servicios de protección a partir de 2012.