Público
Público

"El riesgo de guerra civil es real"

Moncef Djaziri, experto, Universidad de Lausanne

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Moncef Djaziri, experto, Universidad de Lausanne.

1. Gadafi dejó a su hijo Saif al Islam hablar por primera vez en televisión. ¿Cómo interpreta esta intervención?

Es importante, porque demuestra que Saif al Islam, que creíamos marginado por ser reformista, tiene su lugar en los círculos del poder. Esta intervención muestra que el régimen es consciente de la gravedad de la situación y Saif al Islam deja claro que no están dispuestos a marcharse.

2. También evocó el riesgo de una guerra civil. ¿Es real?

El riesgo existe de verdad. Libia es un país constituido por tres regiones el Norte y Trípoli, el Este y Bengasi, y el Sur con identidades y culturas diferentes. Pero el riesgo de guerra civil también es real porque Gadafi está dispuesto a usar de nuevo la fuerza y los opositores de Bengasi ya tienen armas: todo esto puede llevar a una conflagración generalizada.

3. ¿El régimen tiene miedo?

Gadafi y el Comité Revolucionario están preocupados, claro. Ven cómo se les está escapando una parte del país. Tienen miedo a perder el poder y, en la situación actual, todo puede pasar, incluso lo peor.

4. ¿Puede caer Gadafi?

Es difícil hacer pronósticos. Se puede imaginar una Libia sin él, claro, aunque ahora mismo, y a pesar del aparente caos, buena parte de Libia está detrás de Gadafi, buena parte de las tribus, también. Y, a diferencia de Túnez o de Egipto, el Ejército libio no tiene autonomía, está totalmente controlado por Gadafi y es difícil imaginar a unos militares alzarse contra el poder. Además, el dictador aún tiene el respaldo de la comunidad internacional que, por ahora, sólo ha condenado la violencia, pero no el régimen. Estamos ante una crisis grave, pero Gadafi aún no ha perdido.

5. ¿Puede el régimen reformarse?

El único que puede hacerlo es Saif al Islam, pero necesita para ello a la oposición. El problema es que las fuerzas de la oposición están fragmentadas y ninguna de ellas puede hablar en nombre de los manifestantes. g. fourmont