Público
Público

El rival de Merkel apuesta por un cambio de rumbo en Alemania

Peer Steinbrück, ratificado como candidato del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) a las elecciones de 2013, apuesta abiertamente por una colación con los verdes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Peer Steinbrück ha sido ratificado este domingo como candidato del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) a las elecciones legislativas de 2013, durante un congreso extraordinario de la formación celebrado en la ciudad de Hannover (norte). Por 542 votos a favor, 31 en contra y 7 abstenciones, más del 93 por ciento de los casi 600 delegados en el congreso respaldó al exministro de Finanzas, único candidato del partido, nominado el pasado 1 de octubre de forma unánime por la cúpula de la primera fuerza de la oposición. El exministro de Finanzas en la gran coalición de Merkel (2005-2009) se confirma así como el principal rival de la actual canciller cristianodemócrata.

La votación se llevó a cabo inmediatamente después de que Steinbrück concluyera su discurso de candidatura, en el que durante una hora y 45 minutos (25 minutos más de lo anunciado) desgranó los principales puntos de su campaña electoral que, anunció, estará centrada en la justicia social. En su discurso ante las bases de su formación, el candidato socialdemócrata, de 65 años, apostó abiertamente por una colación con los verdes, como ya hizo Gerhard Schröder entre 1998 y 2005, para encabezar un 'cambio de rumbo' en el país.'Quiero luchar por un cambio de rumbo que lleve a un cambio de Gobierno' y 'la respuesta de cómo puede funcionar esto es muy clara: una coalición roji-verde. No me imagino otro escenario', declaró.

Steinbrück rechazó una gran coalición con los cristianodemócratas, pues de lo que se trata es de un 'cambio total' y no a medias del Ejecutivo. Recordó que 'el estado de bienestar para Alemania siempre ha sido el gran proyecto del SPD' y apuntó a 'un renacimiento de la economía social de mercado'. 'La libertad, la justicia y la solidaridad continuarán siendo los valores que nos sirven de orientación. Sobre la base de estos valores queremos hacer política de futuro', afirmó. Según el socialdemócrata, 'Alemania necesita más 'nosotros' y menos 'yo', pues de lo que se trata es de un renacimiento de la economía social de mercado'.

Según Steinbrück, el SPD ofrece un claro programa alternativo a la actual coalición de Gobierno liderada por Merkel e integrada por cristianodemócratas, socialcristianos bávaros y liberales. Calificó a la Unión formada por cristianodemócratas y socialcristianos bávaros y encabezada por Merkel de 'mera maquinaria de poder' sin rumbo claro y cuya 'única oferta programática consiste en su presidenta y nada más'.

La Unión, formada por los cristianodemócratas de la CDU y los socialcristianos bávaros de la CSU, ha alcanzado el mejor nivel en intención de voto desde hace casi siete años la misma semana en la que la canciller alemana, Angela Merkel, fue reelegida como presidenta de su formación. Según un sondeo del instituto demoscópico Emnid, publicado hoy por el dominical Bild am Sonntag, la CDU/CSU ganó dos puntos hasta situarse en el 40% en intención de voto, un valor alcanzado por última vez en una encuesta de febrero de 2006.

En tanto, los socialdemócratas del SPD,  se mantiene en el 28%, en segundo lugar muy por detrás de la Unión. También los verdes, terceros, repiten con un 14% en intención de voto, al igual que los liberales del FDP -socios menores de la actual coalición de gobierno- que mantienen el 4% en el quinto lugar.

La Izquierda, que aglutina a los excomunistas de la extinta República Democrática Alemana (RDA) y un ala disidente de la socialdemocracia, pierde un punto y suma un 7% en intención de voto, lo que sitúa a esta formación en cuarto lugar. También Los Piratas -la nueva formación emergente en Alemania, que aglutina a los defensores de la libertad en la red y está presente en cuatro parlamentos regionales- pierde un punto y se sitúa en último lugar con un 3% en intención de voto. Según los resultados de esta encuesta, el FDP y Los Piratas quedarían fuera del Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, al no superar la barrera del 5 %.