Público
Público

'Rolling Stone' deja al borde del precipicio a otro alto mando militar de EEUU

La revista afirma que senadores de EEUU y diplomáticos europeos fueron objeto de operaciones psicológicas por el bien de la guerra en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Senadores de EEUU y diplomáticos europeos fueron objeto de presiones psicológicas por el Ejército estadounidense en 2010 con el propósito de conseguir más recursos para la guerra en Afganistán, según la revista Rolling Stone.

El Pentágono informó en un comunicado de que el general David Petraeus, comandante de las tropas de EEUU en Afganistán, 'se prepara para ordenar una investigación para aclarar los hechos y circunstancias en torno a este asunto'.

Según la edición digital de la revista, el Ejército de EEUU ordenó de forma ilegal que un equipo de soldados especializados en operaciones psicológicas presionase a senadores que visitaban Afganistán, y cuando un oficial intentó frenar la operación recibió una reprimenda de sus superiores.

Las órdenes, según el artículo de Rolling Stone, provinieron del teniente general William Caldwell, un general de tres estrellas al cargo de la capacitación de tropas afganas, que es piedra angular de la estrategia de EEUU en esa guerra.

Durante un período de cuatro meses en 2010, un grupo militar dedicado a 'operaciones de información' en Camp Eggers, en Kabul, recibió instrucciones de presionar a los senadores y a otros funcionarios de alto rango que se reunieron con Caldwell, agregó la revista.

Los soldados recibieron órdenes de investigar profundamente a los senadores

El senador republicano de Arizona, John McCain, los demócratas Al Franken y Carl Levin, y el independiente Joe Lieberman, así como el ministro alemán del Interior o el embajador checo en Afganistán, entro otros, figuraron entre los objetivos de esas supuestas operaciones psicológicas para conseguir más fondos y tropas, según el artículo.

Los soldados recibieron órdenes de crear perfiles de cada visitante, incluyendo el historial de votaciones de los senadores, así como sus gustos y asuntos que consideraban de alta prioridad, subraya Rolling Stone.

'Cuando la unidad se resistió a acatar esas órdenes, alegando que violaban las leyes estadounidenses que prohíben el uso de propaganda contra ciudadanos estadounidenses, fue objeto de una campaña de represalia', según el informe, que la revista dice que se basa en documentos internos y en entrevistas a miembros de la unidad.

Añadió que el teniente coronel Michael Holmes, encargado de la unidad de 'operaciones de información', explicó que 'mi función en operaciones psicológicas es manipular a las personas, hacer que el enemigo se comporte de la forma que queremos que comporte'.

'Se están pasando de la raya'

'Tengo prohibido hacer eso con mi propia gente. Cuando me piden que utilice estas destrezas con senadores y congresistas, se están pasando de la raya', agregó.

La oficina de Caldwell envió una declaración a la revista en la que negó 'categóricamente' que se haya recurrido a un grupo de operaciones de información para influir a los líderes políticos.

El Pentágono, al informar este jueves de la apertura de una investigación, añadió que 'sería inadecuado hacer más comentarios en estos momentos'.

En julio de 2010, la revista había publicado otro informe en el que el general Stanley McChrystal, entonces comandante de las fuerzas de la coalición en Afganistán, había hecho declaraciones controvertidas sobre funcionarios de la Administración de Barack Obama. McChrystal ofreció disculpas, pero posteriormente presentó su renuncia al presidente estadounidense.